6.2.3. CINQUE TERRE- CORNIGLIA

Y desde Manarola en tren  llegamos en seguida al tercer pueblo de Cinque Terre: Corniglia

Este pueblo  es el único de los que integra el conjunto de Cinque Terre que no está situado en la costa,  si  no en  la cima de una colina a  unos cien metros de altura sobre el nivel del mar.

El más alto y más pequeño de los pueblos de Cinque Terre.

Para llegar al pueblo  desde la estación del tren, hay la opción de  subir la “Lardarina“, una larga escalinata compuesta de 33 rampas y 377 escalones. O se puede utilizar el microbús (ATC) que sale frecuentemente desde la estación de trenes hasta la plaza principal del pueblo que es la última de las cuatro paradas que tiene.

El microbús tarda aproximadamente 10 minutos en llegar, su precio está incluido en la “Cinque Terre Card”,  si no se dispone de la Card, se puede comprar el billete al conductor (2,50 euros) o en la estación (1,50 euros).

La línea Bus CORNIGLIA  (Dirección: Corniglia Stazione‎→Corniglia) tiene 4 paradas desde Corniglia Stazione hasta Corniglia. Horarios: el servicio empieza a las 7:25h. y finaliza a las 19:35h., todos los días.

No dudamos en utilizar el servicio de bus pues tenemos que reservar nuestras energías para el resto del día …..

Pero el microbús se llena en seguida y solo hay uno que sube y baja….

Lleno a rebosar a las 11 horas de la mañana,

entendiendo que un autobús más grande, posiblemente no sea lo más adecuado para la carretera empinada, pero es una pena que no pongan algún microbús más para mejorar la movilidad, la seguridad y la comodidad de «los sufridos» visitantes que son parte fundamental de la economía de Cinque Terre.

¡¡¡ Que no nos caigamos » por exceso de peso» en una curva!!!

Con ganas de llegar lo antes posible, bajamos del microbús  en la tercera parada, una antes de llegar al centro del pueblo, muy cerca de donde acaba la escalinata “Lardarina”:

Vistas que nos recuerdan los paisajes de nuestras costas gallegas y asturianas.

Corniglia es el más pequeño de los 5 pueblos, por lo que es fácil de recorrer y poco hay que ver :

1. Escaleras y parada Bus

2. Iglesia San Pedro

3. Plaza de Largo Taragio e Iglesia Santa Caterina

4. Miradores

Desde la parada del bús, a pocos metros, nos encontramos con la  Iglesia de San Pedro.

La iglesia de sobria piedra gris, fue construida en  el estilo gótico Liguria,  en el siglo XIV  sobre una antigua capilla probablemente erigida alrededor del año 1000.

En su fachada principal destaca  un rosetón de  mármol y  bajo los arcos superiores del portalón de entrada está posicionada una modesta  imagen tallada de San Pedro.

Sorprende gratamente su interior  barroco, cuya  decoración  con cuadros, polípticos de pinturas divididas en secciones,  es obra de artistas locales.

Seguimos hacia el centro del pueblo

Corniglia  se extiende a lo largo de una callejuela principal,  Fieschi Road, de la que parten  otras, estrechas y serpenteantes entre las viejas casas. La colina en la que esta encaramada la aldea, permite asomarse a sus miradores sobre el mar de Liguria  e intentar divisar  los otros cuatro pueblos de Cinque Terre, dos a un lado y dos al otro.

Un poco desalentador es ver el desvencijado  letrero  que anuncia que estamos en un PATRIMONIO MUNDIAL DE LA HUMANIDAD, 

sería bueno que  lo tuvieran más presentes sus habitantes cuidando este gran privilegio de ser PATRIMONIO MUNDIAL DE LA HUMANIDAD, fuente de su mayor riqueza: el turismo.

Seguimos la calle Fieschi,  el estrecho camino  pasa por la plaza principal de Corniglia y termina en la terraza panorámica de Santa María, desde donde se  tienen magníficas vista de la costa.

Nos encontramos Alberto Gelateria, helados artesanales a los que muy pocos turistas se resisten.

No nos dejan fríos lo helados, si no la visión de estos edificios:

 ¡Esto es PATRIMONIO MUNDIAL DE LA HUMANIDAD!

Uf el aspecto de estas casas  no se lo merecen los miles de visitantes que acudimos  atraídos por el prestigio de lugares únicos PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD…….. en fin !!!,

En pueblos tan pequeños, no debería ser difícil su perfecto mantenimiento para orgullo de sus habitantes (criticas constructivas para mejorar el mundo entre todos).

Mantener el atractivo de los pueblos no es llenarlos de bares, chiringuito, hoteles, alquileres vacacionales y tiendas de souvenirs, mientras se ignora el cuidado y rehabilitación de sus edificios.

Lle gamos a la placita de Largo Taraggio 

La pequeña plaza Largo Taraggio  ocupada por las terrazas  de los bares que, deseosos de recibir clientela, casi ocultan  la escultura en  honor a los Caídos  en la Guerra  y la   Capilla de Santa Catarina  u  Oratorio  de los Disciplinantes que data del siglo XIII y parece que desde hace mucho tiempo  nadie volvió  a ocuparse de su mantenimiento aunque esté en un lugar clave para el pueblo y su potencial turístico.

Seguimos hasta llegar a las ruinas de una fortaleza genovesa:

Un buen momento para un  refresco en la terraza del bar del mirador   y seguir disfrutando de lo mejor de Cinque Terre: las vistas sobre la costa y el mar

Un buen rato de descanso

Esperando al microbús   en la plaza central del pueblo:

llegamos a la estación del tren

¡¡¡ Vamos !!!

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s