4.2. ATENAS (SEGUNDA PARTE)

Después de disfrutar de la fascinante Acrópolis y de contemplar desde allí la inmensidad de la ciudad, vamos a ver de cerca  alguno de los puntos más turísticos de Atenas

Esta será nuestra ruta completa:

Un agradable paseo por la venida arbolada de Dionysiou Areopagitou, adyacente a la ladera sur de la Acrópolis que practicamente empieza a los pies de la misma, será el comienzo de nuestro recorrido por la ciudad.

La calle lleva el nombre de Dionisio el Areopagita, que fue, según el libro de los Hechos de los Apóstoles de la Sagrada Biblia, el primer ateniense convertido al cristianismo por el Apóstol San Pablo, Santo Patrón de la ciudad de Atenas.

Actualmente Dionysiou Areopagitou es una bonita avenida peatonal llena de tiendas, bares y restaurantes que nos lleva al Arco de Adriano.

Llegamos al Arco de Adriano.

Construido por los romanos en el año 131 d.C. en honor del emperador Adriano (emperador del imperio romano entre los años 117 y 138 d.C.) quien desarrolló una activa labor en la vida social, política y administrativa de la Grecia de la época y es recordado con numerosos monumentos en la ciudad, uno de ellos es este arco que lleva su nombre.

La estructura construida en mármol obtenido de las canteras del monte Pentelis situado al noreste de Atenas, se erguía con sus 18 metros de altura y aproximadamente metro y medio de ancho, en forma de arco de medio punto sosteniendo la triple porticada dividida por columnas y pilares de estilo corintio. Este arco separaba la antigua ciudad griega, también conocida como «Ciudad de Teseo», de la nueva estructura urbanística romana concebida por el emperador Adriano, dos inscripciones daban testimonio de ello: la de la cara oeste que mira hacia la Acrópolis decía «Esta es la antigua ciudad de Teseo», en la de la cara este que miraba hacia el templo y la ampliación de la ciudad realizada por Adriano decía: «Esta es la ciudad de Adriano y no de Teseo».

El Arco de Adriano está situado a escasos metros del Templo de Zeus Olímpico, conocido como el Olimpeion, lugar de culto de las deidades y exaltación de los antiguos héroes atenienses desde la antiguedad. Pisistratus el joven, que gobernó Atenas en el siglo VI a.C, inició la construcción de un templo monumental en 515 a.C, pero no pudo completar su proyecto. El templo permaneció inacabado aproximadamente 400 años, hasta que en el año 124/125 dC el emperador Adriano completó la obra y la dedicó a Zeus (Júpiter para los romanos). Compuesta originalmente por 104 columnas de 17 metros de altura que, como un bosque pétreo, se extendía por un área de 96 metros de largo por 40 de ancho con una gigantesca estatua de oro y marfil del dios Zeus y otra del propio emperador Adriano del mismo tamaño al lado. El edificio fue destruido por un terremoto en la Edad Media y la mayor parte de los restos de sus ruinas fueron usadas como materiales de construcción para otros edificios.

Del que fuera considerado uno de los mayores templos antiguos y uno de los edificios de mármol más importante jamás construido, queda bien poco en la actualidad. De las 104 columnas que tenia, únicamente subsisten 15 en pie. Se puede entrar en el recinto previo pago de 2€.


Continuamos hacia el Estadio Panathinaiko, uno de los más antiguos del mundo y a su vez conocido como “el Estadio de los primeros Juegos Olímpicos Modernos”

Sus orígenes se remontan a un antiguo estadio griego construido en el siglo IV a.C. para acoger la celebración de los Juegos Panatenaicos o Panateneas, festejos de carácter religioso, artístico y deportivo, que se llevaban a cabo todos los años en la ciudad dedicados a la diosa Atenea, protectora de la ciudad. Más tarde sirvió para acoger luchas de gladiadores, pero con la caída del Imperio Romano fue abandonado hasta quedar en ruinas.

La Guerra de Independencia griega (1821-1829), que duró casi ocho años, condujo a la creación del estado moderno de Grecia. Sus habitantes cristiano-ortodoxos se esforzaron por separarse de los más de 400 años de ocupación del Imperio Otomano y construir un nuevo estado sobre los elementos de su rica historia que se remontan a la Antigua Grecia.

En esta etapa del siglo XIX hubo varios intentos de reanudar los antiguos juegos olímpicos por parte de varias personalidades relevantes de la época. Destaca Evangelos Zappas, rico empresario y filántropo griego, que inspirado por el poeta Panagiotis Soutsos, fundador de los ideales olímpicos griegos modernos, en su afán por rescatar la esencia de los juegos de la antigüedad, se empeña en 1856 en este propósito ofreciendo sus esfuerzos y dinero para llevarlo a cabo. Sin embargo, algunos políticos griegos se oponían al proyecto diciendo que el revivir de los juegos no haría nada más que volver a los tiempos arcaicos, y así que Grecia sería vista por el resto de Europa como un país anticuado y primitivo, siguiendo sus tradiciones pasadas de moda y paganas.

Finalmente Zappas consiguió la autorización del gobierno para organizar unas competiciones con intervalos de cuatro años que serían conocidos como los Juegos de Zappas. El 15 de noviembre de 1859 en Atenas tuvo lugar el primer renacimiento de los juegos olímpicos, participando un grupo de atletas griegos que compitieron en seis disciplinas muy parecidas a las que se celebraron en la antigüedad: carreras, lanzamiento de disco, lanzamiento de jabalina, lucha, saltos y escalamiento de palo. Fue el evento más multitudinario en la historia moderna de la ciudad.

Zappas planeaba organizar y patrocinar la siguiente edición de los juegos olímpicos pero murió en 1865, aunque dejó una fortuna, suficiente para cubrir las siguientes convocatorias.

Conforme con la voluntad de Zappas, el gobierno griego con el dinero de éste, recuperó los restos de la antigua estructura del Estadio Panathinaikó. También gracias a sus fondos, se construyó en 1878 el Gymnasterion o gimnasio central y se siguió con las obras del gran edificio Zappeion que se había comenzado a levantar en vida del mecenas y recuerda su nombre.


Al resurgimiento del gran Estadio Panathinaiko también contribuyó de manera decisiva el financiamiento proporcionado por otro gran benefactor George Averoff, cuya estatua de mármol está en la entrada del recinto, lo que permitió celebrar allí los Juegos de 1896, de 1906 y de 2004.

El gran estadio deportivo, de magnífico mármol blanco obtenido de las canteras del monte Pentélico y reconstruido basándose en los planos originales, según los expertos arquitectos Ernst Ziller y Anastasios Metaxas, es actualmente propiedad del Comité Olímpico Griego, convertido en una atracción turística, utilizada sólo para eventos especiales, con una capacidad para 45.000 espectadores.

“La Tienda 1896”, es la Tienda Oficial del Museo del Estadio Estadio Panatenaico donde se pueden comprar recuerdos, todos inspirados en la historia y la cultura griegas y sobre todo relacionados con los Juegos Olímpicos, los deportes y la carrera de maratón especialmente.

A pocos pasos esta el gran recinto de los Jardines Nacionales, donde se ubica el Zappeion

El Zappeion fue el primer gran edificio construido para los Juegos Olímpicos modernos (1896) siguiendo la voluntad de Evangelis Zappas . Actualmente es el Palacio de Congresos y Centro de Conferencias y Exposiciones.

Desafortunadamente, Evangelis Zappas no vivió lo suficiente para ver el Zappeion finalizado, y designó a su primo Konstantinos Zappas para que continuara con su obra. El magnífico edificio de estilo neoclásico se inauguró el 20 de octubre de 1888 para acoger una exposición de muestras de arte e industria griega y un museo de que antigüedades griegas.
En 1896 por fin, se usó para los juegos y en sus instalaciones se celebraron las competiciones de esgrima y una década después, fue la primera Villa Olímpica para albergar a los atletas en los Juegos Intercalados en 1906. En el año 2004 fue el centro de comunicación de los Juegos y sede del comité organizador. También ha acogido eventos históricos, incluida la firma de la adhesión de Grecia a la Unión Europea en mayo de 1979.

El emblemático edificio neoclásico con pórtico de estilo corintio y un ensamblado totalmente armónico, fue diseño de Theofilos Hansen (1813-1891), arquitecto danés considerado un destacado representante del neoclasicismo.

Se puede entrar libremente hasta el magnífico patio central

Frente al imponente edificio Zappeion se extiende el parque público de 15,5 hectáreas, conocido como Jardin Nacional que en su día fue el Jardín Real de la reina Amalia, la primera reina de la considerada época moderna de Grecia.

La “época moderna de Grecia” comienza, tras la larga ocupación turca, cuando en 1829 se reconoce su independencia y en 1832, a través de la llamada Convención de Londres, las potencias occidentales hacen de Grecia una monarquía y nombran rey al alemán Otto de Wittelsbach ((1815-1867), Príncipe de Baviera, segundo hijo del rey Luis I de Baviera (1786-1868) con una lejana ascendencia griega.
Otto de Wittelsbach (Otón I de Grecia), que apenas contaba con dieciocho años cuando llegó a Grecia, no fue aceptado de muy buena gana por los griegos. Pese a los intentos del monarca por familiarizarse con su nuevo país, intentando con dificultad aprender el idioma, incluso adaptando su nombre a la lengua griega, pasando del teutón Otto al griego Othon, no convencía al pueblo. Los asesores del monarca decidieron que era indispensable que el joven rey contrajera matrimonio y que tuviera pronto descendientes, de tal modo que la nueva dinastía griega echara raíces y dejara de ser vista como una imposición extranjera. La candidata elegida para ser la primera soberana griega de la época moderna, fue la alemana Amalia María Federica de Oldenburgo (1818 – 1875 ), joven princesa que desde temprana edad destacó por su inteligencia y belleza, hija del gran duque de Oldenburgo Augusto (1783-1853) y de la princesa Adelaida de Anhalt-Bernburg-Schaumburg-Hoym (1800-1820).
La boda entre se la princesa católica y el novio protestante se celebró el 22 de diciembre de 1836 en tierras de la novia. Poco después la ya reina Amalia llega a Grecia y se gana enseguida el afecto de los griegos, no solo aprende rápidamente el idioma y trabaja activamente por los derechos sociales, sino que además se entrega a la labor de mejorar y embellecer la ciudad de Atenas, una de sus iniciativas fue la creación de los jardines que en la actualidad llevan el nombre de Jardín Nacional.

Se familiariza con las costumbres griegas, incluso adapta el estilo de las vestimentas típicas de diferentes partes de Grecia y crea un estilo propio conocido como “Traje Amalía».

Se dice que era habitual ver a la reina, a caballo vestida con el traje típico, recorriendo los caminos de su tierra adoptiva y hablando con sus súbditos.
Ella también aporto sus gustos y refinamiento. Amalia fue quien introdujo por primera vez la tradición del árbol de Navidad en Grecia. Sus apariciones en las fiestas y bailes de Palacio eran memorables.
La localidad de Amaliada, en Elis, y la villa de Amaliapoli en Magnesia, fueron nombradas así en honor de la Reina.

Sin embargo la excelente imagen de la reina Amalia fue perjudicada por su implicación en la política. La incapacidad de la pareja para tener descendencia fue minando el prestigio de los monarcas en un país inmerso en un sinfín de conflictos políticos y sociales. El 6 de septiembre de 1861 Amalia sufre un atentado del que sale ilesa.
Un año después se produce un golpe de estado en Atenas que lleva a los reyes al exilio, trás 26 años de difícil reinado (22/12/1836 – 23/10/1862), nunca más volverán a tierra griega.

Los últimos años de sus vidas transcurren en Alemania y se cuenta que seguían utilizando los trajes tradicionales griegos y a diario se reservaban unas horas para hablar en griego en su residencia bávara para recordar los tiempos vividos en su antiguo reino. El rey Otto murió en 1867. La Reina Amalia sobrevivió a su marido ocho años, falleciendo el 20 de mayo de 1875 en Bamberg. Los restos mortales de ambos están enterrados en el panteón de la Iglesia de los Teatinos y San Cayetano (Theatinerkirche) de Múnich.

La Asamblea Nacional de Grecia que había depuesto a Otón I, volvió a elegir a un joven príncipe extranjero, esta vez el escogido fue un príncipe de Dinamarca, que asumió el trono con solo 17 años con el nombre de Jorge I.
Jorge se casó con la Gran Duquesa rusa Olga Konstantínova Románova de 16 años, el 27 de octubre de 1867 , en San Petersburgo y tuvieron ocho hijos:
Su reinado fue el más largo de la historia moderna de Grecia, pues duró casi 50 años, hasta su asesinato el 18/3/1913 a los 67años de edad, desde entonces, y en contraste con su reinado, los de sus sucesores resultaron muy problemáticos, cortos e inseguros. A Jorge I le sucedió su hijo Constantino I de Grecia abuelo de la Reina Sofía (la reina consorte de España, desde el 22 de noviembre de 1975 hasta el 19 de junio de 2014, fecha de la abdicación y del acceso a la Jefatura del Estado Español de su hijo Felipe VI).

Paseamos como “reyes”

por el Jardín Real encargado por AMALIA DE OLDENBURG REINA DE GRECIA en 1838 y completado en 1840, según el diseño del ingeniero agrónomo alemán Friedrich Schmidt que importó más de 500 especies de plantas y una gran variedad de animales, como pavos reales, patos y tortugas.

,En este magnífico espacio creado en el siglo XIX aun se puede disfrutar del jardín botánico con flora proveniente de exóticos países.

Un magnífico paseo entre frondosos árboles, cuidados parterres, fuentes y estatuas de grandes personajes griegos .

Y desde aquí llegamos a la Plaza de Síntagma


En la plaza destaca el imponente edificio del actual Parlamento. Su construcción duró desde 1836 hasta 1842 y fue diseñado por el arquitecto alemán Friedrich von Gartner. Originalmente, sirvió como el Palacio Real para los reyes griegos, habitado por el rey Otto y su reina Amalia y más tarde por el rey Jorge I y su familia.

En 1909, un incendio causó un gran daño al edificio y comenzaron los trabajos de restauración. Cuando la monarquía fue abolida de Grecia en 1924 después de un referéndum, el edificio fue utilizado como un museo y un hospital. En noviembre de 1929, el gobierno decidió ubicar la Casa del Parlamento en este edificio.

A los pies de la magnífica fachada de la Casa del Parlamento, está el Monumento con la Tumba del Soldado Desconocido, custodiado por una unidad de infantería del ejército griego, los Evzones (antigua guardia real), honrando a todos los soldados que lucharon y dieron la vida por su país . El monumento fue inaugurado el 25 de marzo de 1932, Día Nacional cuando los griegos celebran la declaración de su Guerra de Independencia contra los turcos.

El cambio de guardia que tiene lugar cada hora frente al «Monumento al Soldado Desconocido» atrae a muchos turistas.

Los Evzones usan uniformes griegos tradicionales, sus partes más distintivas son la foustanela (falda corta) y su peculiar calzado.

Después del emocionante desfile, callejeamos por las avenidas más comerciales y turísticas.

Desde la Plaza de Síntagma parte la Avenida Ermou, una de las calles más comerciales de Atenas. que nos llevará al corazón del Barrio de Plaka.

En la calle Ermou, se concentran la mayor parte de las franquicias internacionales, seguro que buscando la intercesión divina de Hermes, dios griego hijo de Zeus, protector del comercio, que muy apropiadamente da el nombre a la calle.

Además la  calle está llena de los olivos descendientes del legendario olivo que de la diosa Atenea hizo nacer en la Acrópolis como símbolo de la abundancia que no faltaría en la ciudad.

Los modernos escaparates de la calle contrastan con los puestecillos que venden los típicos koulouris,

Los koulouris son panes tradicionales presentados con forma circular retorcida que se decora habitualmente con semillas de sésamo en la parte superior, de textura crujiente por fuera, y tierno por dentro.

Este pan se suele comer solo, aunque también se puede acompañar de queso, mermelada, o jalea, especialmente en los desayunos y meriendas. Es muy parecido al “simit” turco.

Continuamos por la larga calle

Encontramos la Iglesia Panaghia Kapnikarea, un pequeño templo dedicado a la Presentación de la Virgen María. La iglesia fue construida a principios del siglo XI sobre las ruinas de un templo antiguo, dedicado a la diosa Atenea o a Deméter. Este edificio es uno de los ejemplos más importantes de arquitectura bizantina que aún se conservan en la ciudad

En poco más de un kilómetro caminando por la calle peatonal desde la plaza Sintagma, llegamos a un lateral de la Plaza de Monastiraki en uno de los barrios más antiguos de Atenas, junto con el vecino y famoso barrio de Plaka, a los pies de la Acrópolis.

Al entrar en la plaza Monastiraki, pasamos por delante de Ekklisia Kimisi Theotokou Mitropoleos, también llamada Iglesia de Pantanassa (Tránsito de la Virgen) de estilo bizantino, se cree que fue construida en el siglo X. Al principio se llamaba Mega Monastiri (Gran Monasterio), pero desde 1821 se cambió la nomenclatura a Monastiraki (el monasterio pequeño), que finalmente ha dado nombre a toda la zona.

A finales del siglo XIX y principios del XX, se realizaron unas obras de remodelación exhaustivas. Se añadió un campanario de piedra y el patio principal fue demolido para construir una plaza moderna.

Monastiraki es una animada zona, famosa por otros emblemáticos edificios como la mezquita Tzisdaraki, las ruinas de la Biblioteca de Adriano, el antiguo Ágora y la reconstruida Estoa de Átalo, con un museo que exhibe objetos atenienses. Además es un lugar de máxima afluencia de turistas que pululan entre los abigarrados puestos del mercadillo de Monastiraki donde se venden souventirs de todo tipo, jabones artesanos, sandalias hechas a mano, figuras, camisetas ….

Por aquí están algunos de los mejores sitios para tomar algo disfrutando de magníficas vistas a la Acrópolis. Asi que es el momento hacer un alto en el camino y recuperar fuerzas en alguna de las terrazas de los edificios altos de la zona
Las mejores terrazas con vistas:

  • Una buena opción es la azotea del hotel A for Athens (Miaouli st, 2-4, Monastiraki Square), se puede subir cogiendo el ascensor que lleva hasta su última planta y gozar de las vistas mientras se prueban algunos de los platos típicos, se tapea o simplemente se toma un refresco mientras se contempla una de las panorámicas más fotografiadas de la Acrópolis y del Monte Licabeto.
  • ATHENSTYLE (Agias Theklas, 10. Monastiraki) también esconde un espacio con buenas vistas. No hace falta estar alojado aquí, se pasa la recepción y en el ascensor se llega al 6, se sube un piso más por la escalera y se tiene un buen lugar para tomar en la barra una cervezas por poco más de 2 euros. Incluso hay un piso más alto.
  • Otra opción es 360 Degrees (I festou 2, Monastiraki Square) , otro de los miradores más famosos de Atenas.

Si hay tiempo suficiente para estar en la ciudad, lo bueno es disfrutar de estos miradores en distintos momentos para contemplar las vistas tanto de día como de noche o a la caída de la tarde cuando se empieza a iluminar la ciudad.

En la plaza Monastiraki el edifico que más llama la atención es la mezquita Tzisdaraki, la única mezquita de Atenas que se puede visitar.


La Mezquita Tzisdaraki fue construida en 1759 por Mustapha Agha Tzistarakis, el entonces gobernador turco de Atenas, utilizando materiales de antiguos edificios de la ciudad, como una columna del Templo de Zeus Olímpico entre otros elementos. La destrucción de esta columna coincidió con un brote de peste, por eso según una antigua tradición los atenienses creen que en cada columna de la mezquita se oculta una maldición. Durante la Guerra de independencia de Grecia, se usó como cuartel, cárcel y almacén , también se usó como un salón de reuniones y después lugar de celebraciones en honor al Rey Otón I en marzo de 1834. En 1966, fue remodelado provisionalmente para proporcionar un lugar de oración durante la estancia en la ciudad del depuesto rey de Arabia Saudí. Actualmente sirve como sala de exposición de una colección de cerámica de la primera mitad del siglo XX perteneciente al Museo de Arte Popular Griego (Folk Art Museum)

Enfrente está el edificio de la estación y por toda la zona se extiende el mercado de Monastiraki que recuerda a un zoco turco, con callejuelas repletas de pequeñas tiendas que ofrecen los más variados artículos y donde el regateo es lo más habitual.

Las principales calles de la zona de Monastiraki son Ermou (por la que llegamos), Pandrossou Street y Adrianou Street , lo mejor es callejear un rato por ellas.

De la Plaza Monastiraki también parte la calle Ifestou, una agradable vía peatonal también llena de tiendas como toda la zona, predominan los puestos venta de ropa y utensilios militares, zapatos, tiendas musicales, etc, los locales están abiertos desde primera hora de la mañana hasta que cae la noche. El día grande es el domingo, momento en el que tiene lugar el gran mercadillo de antigüedades unas calles más abajo, en la Plaza o Platia Avissinias.

Unos pasos más adelante por Adrianou Street, llama la atención las imponentes colummas de las ruinas de la Biblioteca de Adriano

La Biblioteca de Adriano, también conocida, como la “Biblioteca de las cien columnas” fue construida en el año 132 d.C. bajo el reinado del emperador romano Adriano, para albergar la extensa colección de libros que poseía el emperador.

En origen, era un impresionante edificio rectangular de 122 x 82 metros, multifuncional que albergaba además de una enorme y valiosa colección de libros, una gran sala de lectura y un centro de reunión.

Estamos en el barrio de Plaka que cuenta con dos calles peatonales principales llamadas Adrianou y Kydathineon, que vertebran el barrio. El punto en el que se cruzan es considerado el centro de Plaka.
Llena de tiendas, bares y restaurantes pero sobre todo muchas muchísimas tiendas de souvenirs

Seguimos viendo el fuerte influjo oriental, metidos de lleno en este laberinto de puestos de venta que recuerdan a los zocos de Estambul.

Encontramos el Museo de Instrumentos Musicales Populares Griegos este curioso museo, cuya entrada es gratuita tiene su sede en una antigua mansión de 1840. Exhibe cerca de 1.200 curiosos instrumentos representativos de más de 5.000 años de la historia musical del país heleno.

En el barrio hay varias iglesias bizantinas, pero la de Agios Nikólaos Rangavás es especialmente relevante. Fue construida en la primera mitad del siglo XI por la familia Rangavás que poseía un conjunto palaciego al cual pertenecía la iglesia y tomó su nombre de Leon Rangavas su propietario en aquella época, cuyo nombre se conservó grabado en una pequeña columna del edificio).

Detrás del iconostasio se encuentran los restos de un templo clásico. En el pasillo central se conserva una campana ofrecida por los vecinos para conmemorar la liberación griega del imperio otomano en 1821. La campana de la iglesia fue la primera que se instaló en Atenas después del fin del dominio turco (durante el cual se prohibieron las campanas) y fue la primera en sonar para anunciar la liberación de la ciudad. La tradición dice que la campana de esta iglesia fue la primera en sonar tras la liberación de Atenas de la ocupación alemana el 12 de octubre de 1944.

Actualmente es una iglesia muy utilizada para celebrar bodas ortodoxas.

Seguimos callejeando por la calle Pandrossou que parte de la Plaza de Monastiraki, y por la calle Mitropoleos, hasta llegar a la Plaza de la Catedral donde nos encontramos la estatua del Arzobispo Damaskinos.

En 1938 Damaskinos fue nombrado arzobispo de Atenas y cuando Grecia fue invadida por los alemanes, se movilizó para defender a los judíos, presentando sus quejas ante las autoridades y protestando  cuando comenzaron las deportaciones de judíos, ante la impotencia frente a la barbarie nazi, llego a expedir falsos certificados de bautismos e intentar salvar a los judíos perseguidos. Llegó a ser primer ministro de Grecia, escasamente 15 días (entre el 17 de octubre de 1945 y el 1 de noviembre de 1945). Falleció en Atenas en 1949.

La estatua del Arzobispo Damaskinos está mirando a la Catedral de la Anunciación de Santa María.

La Catedral de la Anunciación de Santa María, también llamada Catedral Metropolitana de Atenas, es la principal iglesia ortodoxa de la ciudad, aquí fue donde tuvo lugar la boda del rey Don Juan Carlos de España con Doña Sofía de Grecia, el 14 de mayo de 1962, por el rito ortodoxo.

Su construcción data de 1842 y desde entonces ha pasado por varias remodelaciones.

En su interior destacan los frescos bizantinos.

Otra estatua que encontramos en la plaza es la de Constantino XI.

Se trata del último emperador de Bizancio, murió el 29 de mayo de 1453 mientras luchaba defendiendo su Costantinopla de los turcos otómanos. Durante la Guerra de Independencia de Grecia se convirtió en un símbolo para los griegos en su lucha contra los turcos. Tan significativo fue que la Iglesia Ortodoxa lo santificó y ocupa un lugar privilegiado en la ciudad, justo frente a la Catedral.

Seguimos nuestro camino….

En la intersección de las calles Metropoleos y Pentelis en el centro de Atenas, se encuentra la pintoresca iglesia de Agia Dynamis (El Santo Poder de la Virgen ). La iglesia fue erigida en el siglo XVI sobre las ruinas de un antiguo templo de Hércules, en la misma zona también hubo una antigua basílica cristiana.

El nombre Agia Dynamis se refiere a la Virgen María y se le dio a la iglesia el papel protector de las mujeres embarazadas encomendadas a la Virgen para que dieran a luz hijos fuertes, su festividad se celebra el 9 de septiembre, día del nacimiento de la Virgen María

Es una de las 24 primeras iglesias cristianas que datan del dominio otomano. Irónicamente, estuvo a punto de ser demolido durante la construcción del Ministerio de Educación y Asuntos Religiosos, pero ha sobrevivido tristemente para mejorar la entrada de un nuevo hotel de 5 estrellas. En 2016, la iglesia griega arrendó la propiedad a la franquicia de hoteles de lujo Electra. Y actualmente Agia Dynamis queda completamente rodeada por el moderno edificio del hotel el Hotel Electra Metropolis que incriblemente hace olvidar el valor y la riqueza histórica del antiguo santuario.


Debajo de la iglesia había una cueva subterránea de aproximadamente 15 metros de largo, que continúa hasta un túnel, que, según la leyenda, llegaba hasta el área de Kaissariani. En la cueva y en los túneles, durante los años de ocupación turca los sacerdotes habían escondido los tesoros eclesiásticos y los documentos y archivos de la iglesia que, sin embargo, fueron destruidos durante la invasión de los turcos en Atenas bajo Omer Vryonis. Durante la Guerra de Independencia de los turcos de 1821, a través de otro largo túnel que partía de la cueva y terminaba bajo la roca de la Acrópolis, la Resistencia transportaba municiones y artículos de primera necesidad para reforzar a los patriotas griegos en lucha.

Y  muy cerca  está  la  plaza Syntagma, donde estuvimos esta mañana viendo el cambio de guardia delante del imponente edificio del Parlamento.

Esta plaza también se conoce como Plaza de la Constitución, ya que es donde tuvo lugar el alzamiento del pueblo griego reclamando una Constitución al Rey Otón el 3 de septiembre de 1843. Hoy en día sigue siendo el sitio elegido para manifestaciones de todo tipo.

Aquí es donde cogemos el bus para regresar al Puerto (bus X80)

Vistas desde cubierta mientras esperamos a que suenen las sirenas de partida

Se aproxima la pequeña embarcación que saca a los grandes buques de los puertos a mar abierto:

Atrás se queda la gran ciudad de Atenas.

Hora de arreglarse para la cena:

Y el “Vision of the Seas” sigue navegando………

¡ Nos vemos allí !

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s