FIN DE SEMANA EN MADRID. TERCERA PARTE

Hoy lunes 14 de febrero, será un día que nos dará para mucho.

Además de completar nuestra ruta turística por Madrid, tendremos buenísimos momentos familiares, reunión de trabajo y por supuesto celebración de San Valentín.

A pesar de la fama comercial de esta celebración, el origen del conocido como Día de los Enamorados proviene de tiempos remotos. 

En la Roma del siglo III, además de la persecución a la que eran sometidos los cristianos, el emperador Claudio II prohibió terminantemente los matrimonios, considerando que los solteros sin familia eran mejores soldados al no tener vínculos sentimentales ni ataduras de pareja.  Valentín era un sacerdote cristiano que decidió casar en secreto a todos los jóvenes enamorados que así lo quisieran, cuando fue descubierto, fue sometido a martirio y finalmente decapitado el 14 de febrero del año 270.

Los restos de San Valentín se encuentran repartidos por varios países, como ocurre con los atribuidos a otros muchos santos. Según la tradición, algunas de sus reliquias fueron obsequiadas por el Papa al Rey Carlos IV, quien los confió a la Orden de los Pobres Clérigos Regulares de la Madre de Dios de las Escuelas Pías (Escolapios). Desde 1984 las reliquias se muestran al público en la iglesia de San Antón (templo anexo al edificio de las Escuelas Pías), en la calle Hortaleza 63 del barrio madrileño de Chueca.

Esta famosa Iglesia (la misma a la que cada 17 de enero acuden cientos de personas para bendecir a sus mascotas) está regentada por el sacerdote Ángel García Rodríguez (Mieres, Asturias; 11 de marzo de 1937),conocido como el padre Ángel, fundador de  Mensajeros de la Paz (ONG galardonada con el premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1994). 

Es costumbre llevar cintas azules que se atan a la verja de la capilla del Santo con los nombres de las personas a las que se ama con mensajes de amor y cada 14 de febrero para renovar el compromiso de quererse siempre.

Otra zona que no podemos dejar de visitar es el Barrio de Salamanca, una de las zonas comerciales más importantes de Madrid que se estructura en torno a la calle de Alcalá, calle de Serrano, calle de Ortega y Gasset y calle de Claudio Coello.

Callejeamos un poco, sobre todo por la calle Serrano, donde se suceden las tiendas más elitistas y boutiques de las grandes firmas de la moda, el diseño o la joyería y llegamos a los Jardines del Descubrimiento que junto con la Plaza de Colón homenajean a Cristóbal Colón, descubridor de América.

Los Jardines del Descubrimiento es un parque público inaugurado en 1970, está delimitado por las calles Goya, Serrano, calle de la Armada Española y el eje Castellana-Recoletos.

En el centro de los Jardines ondea una gran bandera de España.

Considerada la bandera de España más grande del mundo con sus 294 metros cuadrados (21 x 14) y un peso de 35 kilos. El mástil que la sostiene mide 50 metros de altura y pesa 20 toneladas.

En el lado este del parque tenemos el Monumento al Descubrimiento de América, obra de Joaquín Vaquero Turcios. Inaugurado en 1977, se compone de cuatro grandes bloques de hormigón en cuyas caras encontramos relieves y leyendas que aluden al Descubrimiento, rodeado de un pequeño estanque.

A demás, en esta explanada llama la atención una blanca y gigantesca cabeza de 12 metros de altura a la que se le dio el nombre de Julia. Compuesta de resina de poliéster con fibra de vidrio y polvo de mármol blanco es obra de Jaume Plensa, bajo el mecenazgo de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson.

Julia nos hace recordar AWILDA, que conocimos en el Pérez Art Museum de Miami en 2019.

Bajo su superficie se abre “el Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa” y un gran aparcamiento público.

En frente vemos la Plaza de Colón con el Monumento a Cristóbal de Colón.

Construido en 1885, la estatua del almirante tallada en mármol blanco se eleva a 3 metros de altura con una bandera de Castilla que apoya sobre un globo terráqueo.

en su entorno se encuentran importantes puntos de interés como el museo Arqueológico Nacional, la Biblioteca Nacional, el Museo de Cera, el Casino Gran Madrid, el histórico café Gijón (Paseo de Recoletos 21).

En la calle Goya 5 y 7, frente a la plaza de Colón está Platea Madrid, el espacio gastronómico creado en el antiguo cine Carlos III que fue transformado por Lázaro Rosa-Violán, pero conservando toda su estructura, con palcos, foso y escenario que fueron divididos en varios espacios dedicados al ocio gastronómico. Este gran centro, inaugurado el 17 de julio de 2014, ofrece también otros muchos entretenimientos como actuaciones en directo, conciertos, performances, etc. 

Situado en la esquina nordeste de la plaza de Colon se ha ubicado el icónico “oso y madroño” con un toque colorista como monumento en honor a la pandemia de covid 19. Es una de las 40 réplicas del emblemático monumento de la Puerta del Sol que resultaron ganadoras del concurso de diseño amateur ¡Muchas gracias, Madrid!, organizado por EL PAÍS y la cadena SER en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, que invitaban a la ciudadanía a rediseñar el Oso y el Madroño para homenajear a las personas y colectivos que lucharon y luchan contra la pandemia.  Durante todo el 2022 ocuparán de forma temporal los lugares más emblemáticos de Madrid para el disfrute de los ciudadanos.

Seguimos por la Calle Goya,

En el número 26, esquina con Núñez de Balboa, se levanta la blanca silueta neogótica de la Basílica Concepción de Nuestra Señora construida entre 1912 y 1914.

Continuamos por Goya y al final de la avenida de Felipe II llegamos a la Plaza de Salvador Dalí. Esta plaza fue diseñada por el pintor catalán (Figueras, 1908-1989), en la que destaca un conjunto escultórico compuesto por un dolmen de 14 metros de altura y 350 toneladas de peso y una escultura -adaptación de la figura del cuadro Fosfene de Laporte, obra de Dalí de 1932- fundida en bronce y que representa a Newton y la fuerza de la gravedad,  además de una escultura diseñada por el artista en homenaje a su esposa Gala, inaugurada en 1986, declarada en 2010 como bien inmueble de interés patrimonial de la Comunidad de Madrid.

Al lado está el WiZink Center, gran centro multiusos que organiza conciertos, actos deportivos y ferias con una capacidad para acoger hasta quince mil personas.

Y ya puestos a caminar, llegamos a la plaza de toros de las Ventas en el número 237 de la calle de Alcalá  

La Plaza de Toros de las Ventas es el mayor coso taurino de España, con capacidad para 23.798 espectadores, considerada además la tercera plaza de toros con más aforo del mundo, tras las de Mexico y Valencia (Venezuela), también es la segunda más grande en cuanto al diámetro de su ruedo (61,5 m) tras la de Ronda (Málaga).

El espectacular edificio de estilo neomudéjar en ladrillo visto, fue inaugurado en el 17 de junio de 1931.

En la explanada delante de la Plaza de Toros se erigió en 1987 la escultura homenaje al torero José Cubero «Yiyo» (1964-1985), que con sólo 21 años de edad fue cogido mortalmente por el toro Burlero en el coso de la localidad madrileña de Colmenar Viejo.

Desde aquí volvemos al hotel, un rato de descanso antes de salir a comer.

San Valentín se merece un sitio de celebración especial:

El restaurante  Ático del  The Principal Madrid hotel, con excelentes vistas a la Gran Vía es un sitio ideal para celebrar una ocasión especial.

Y después de la magnífica comida, reunión de trabajo:

Acabamos la tarde con un paseo por la Gran Vía.

En el número 1 se encuentra el Edificio Grassy, sus orígenes se remontan a 1916 cuando fue construido por encargo del empresario vasco Luís de Ocharán y Mazas, para edificio de viviendas y locales comerciales en los bajos, las iniciales de su nombre aparecen en la parte de arriba de la gran puerta para entrada de carruajes en la vivienda.

El edificio se conoce con el nombre de Grassy desde 1952, año en el que se instaló, en el local de la parte baja, el relojero Alejandro Grassy, promocionando sus relojes de alta gama con el empleo de grandes anuncios en la fachada del edificio, como aún muestra la vistosa publicidad de Rolex en letras verdes y  corona dorada. En la actualidad, acoge un Museo de Relojes con piezas de hasta hace cinco siglos.

Justo delante del edificio Grassy, encontramos otro de los 40 ganadores del concurso “Muchas gracias, Madrid”. Este oso con el madroño es la obra de los hermanos Vicente y Paloma Delgado titulado “El cielo de Madrid te ama” diseño basado en la leyenda castiza “De Madrid al cielo” con el que consiguieron el primer premio.

Son muchos los espectaculares edificios de la zona que llaman la atención, como el Edificio «Casa Dos Portugueses» en Calle Caballero de Gracia, 24, perpendicular a Gran Vía, desde donde vemos su sorprendente torreón cubierto de azulejos cerámicos y con sus las terrazas ajardinadas llenas de sorprendente vegetación.

Este singular edificio data del año 1919, construido por orden de D. Eduardo Garrido Ocampo (otras fuentes citan al financiero Garrião). En la actualidad en sus locales destaca la galería UNOde50, que recoge la obra escultórica y joyería exclusiva de autor (José Azulay, Director Creativo).  

Recorremos la Gran Vía decididos a fijarnos en el curioso museo al aire libre que remata el cielo de esta céntrica avenida madrileña.

En las alturas de Gran Vía 18 vemos la loba que, según la leyenda, fue la madre legendaria de la ciudad de Roma al amamantar y cuidar a Rómulo y Remo. La escultura original de bronce fue colocada en 1915 (la fecha que marca en su peana, en números romanos) coronando el antiguo Hotel Roma.

El edificio ha sufrido varias reformas a lo largo de su historia para adaptarse a los distintos usos a los que se ha dedicado, ahora es un centro comercial.

En Gran Vía 21, está el hotel NH Collection Madrid, en el edificio del antiguo Senator. En la novena y última planta se decidió la ubicación de un elemento escultórico relacionado con la hospitalidad, el proyecto fue encargado al estudio Future Arquitecturas. Se optó por una figura mitológica siguiendo la moda decorativa de otros tejados de la zona y el  elegido fue Atlas, el  titán al que Perseo pidió que le acogiera en su casa tras matar a Medusa, pero éste se negó y el propio Perseo -hijo de Zeus- le mostró la cabeza de su enemiga, convirtiéndole en piedra, otras versiones afirman que fue Zeus quien condenó al titán a sostener el peso del cielo durante toda la eternidad. Así, en la Antigua Grecia se decía que «no quedaría sin castigo por los dioses la falta de hospitalidad».

Desde el año 2019, la espectacular silueta de Atlas se muestra a los transeúntes desde la azotea del hotel.

A los pies de la escultura una reseña grabada en una placa de hierro explica el significado de la obra: «Una alegoría presente en este edificio que nos recuerda que debemos cobijar a quienes solicitan alojamiento».

En el número 28 está el histórico edificio de la Compañía Telefónica Nacional de España.

Construido entre 1926 y 1930, con sus 90 metros de altura durante un tiempo breve fue el edificio más alto de Europa y el primer rascacielos de España. Pronto se levantaron otros edificios pero hubo que esperar hasta 1953 para que el Edificio España (en la Plaza de España) lo sobrepasara en altura, en la actualidad sigue estando entre los veinte más altos de la ciudad. El edificio Telefónica permanece en manos de la Compañía, pero ahora tiene otro uso. Por la parte delantera se accede a unas oficinas y a una tienda Movistar con las últimas novedades tecnológicas. En la parte posterior, entrando por la calle Fuencarral, se encuentra la Fundación Telefónica.

En lo alto de la torre un reloj marca incansablemente las horas y debajo llama la atención sobre la sobria fachada un enorme y ornamentado escudo nacional.

Un poco más delante, en el número 31, sobre la azotea del Hotel Hyatt Gran Vía, Diana Cazadora tensa su arco, mientras una jauría de perros acompañan a la diosa griega en la cacería. Obra de la arquitecta y escultora Natividad Sánchez (Jaén, 1960), a la que, a finales de 2014, una familia de empresarios mexicanos -los Díaz Estrada- encargaron la figura femenina para coronar su hotel.

La diosa de la cacería preside uno de los dos torreones que coronan la última planta del magnífico hotel de cinco estrellas, que alberga una terraza-jardín (El Jardín de Diana) para disfrutar de las mejores noches sobre todo de verano, en lo más alto de la Gran Vía con una de sus especialidades: el Mexican Mojito, aunque también se pueden elegir entre otras tres variedades más de mojitos (Caribbean, Russian y Mediterranean) y una amplia carta de cocteles.

El conjunto escultórico en lo alto se completa en el suelo, con varias flechas caídas del arco de Diana, representadas como unas marcas de cantería en las baldosas frente a la tienda de Primark.

Un Ave fénix cargando con una figura masculina se alza en Gran Vía 32, frente a Diana Cazadora. La mitología de la Gran Vía madrileña establece una “relación pasional” entre ambos. Diana intenta clavar una flecha al fénix que lleva en su lomo a Endimión, un joven pastor del que se había enamorado, un amor prohibido por su padre, Zeus, quien envió al ave fénix para secuestrar a Endimión y alejarlo de Diana, esta intenta dar muerte al ave con sus flechas y recuperar a su amado.

El edificio del número 32 es el que ocupa la manzana más grande de la Gran Vía. Aquí se levantaron lo que fueron los primeros grandes almacenes que se vieron en España (Almacenes Madrid-París) inaugurados por el Rey Alfonso XIII el 3 de enero de 1924. Después de pasar por diferentes dueños, usos, rehabilitaciones y modificaciones, desde el otoño de 2015 alberga la tienda insignia de Primark (cadena irlandesa de ropa y complementos) en España, que ocupa las cuatro primeras plantas del inmueble, en las que se puede apreciar la espectacular bóveda central y la llamativa iluminación de su patio central.

En Gran Vía 60, está «el Coloso», «el Atlante» o «el Romano» como también se conoce a esta majestuosa escultura que con sus 7,6 metros de altura, corona desde 1932 el antiguo edificio de viviendas y sede del Banco Hispano.

Realizada en bronce , representa una figura masculina con una capa blanca sujetando sobre su cabeza una pequeña casa o templete, parece ser que se trata de una alegoría al ahorro. Se dice que con la entrada de la primavera, cada 21 de marzo, el último rayo de sol que ilumina Madrid atraviesa la casa que sostiene la escultura.

En Gran Vía 68 destaca otra escultura del ave fénix.

En esta este grupo escultórico, más que el mito del Ave Fénix, está representado el rapto de Ganímedes por Zeus. Según la leyenda, este bello joven inspiró el amor de Zeus que, al no poder pasar sin su compañía, lo raptó y le dotó con el don de la eterna juventud.

Repartidas en distintos puntos emblemáticos de la ciudad, la silueta del Ave Fénix, colocada en diferentes épocas, destacaba los inmuebles de la compañía de seguros La Unión y el Fénix.

La Victoria alada, en el cruce de la Gran Vía con Alcalá, destaca sobre el edificio Metrópolis (otra compañía aseguradora): 

Al fondo, tras la silueta la Victoria alada, se ve a la diosa romana Minerva (Palas Atenea en la mitología griega) sobre el edificio del Círculo de Bellas Artes ( C. de Alcalá, 42) :

El Circulo de Bellas Artes también dispone de terraza – bar en la azotea, a los pies de la diosa. Los precios para subir son de 5 euros, la general, y 4 euros con el carnet Joven, con la que también se tiene acceso a la cafetería «La Pecera«. Dichos precios de las entradas incluyen también el acceso a las salas de exposiciones del Círculo de Bellas Artes

Caminando por la Gran Vía, no solo hay que mirar hacia lo alto, en el suelo también encontramos curiosas muestras arte.

Nos encontramos unas sorprendentes cabezas que pertenecen a la nueva edición del festival de arte contemporáneo y urbano UVNT Art Fair.       

Seguimos viendo otros espectaculares edificios que aún destacan más al atardecer, cuando se empiezan a iluminar.

Imprescindible visitar la cercana plaza de Cibeles para quien no la conozca.

pero nosotros regresamos por la Calle de Alcalá.

En el número 34 está el edificio del Ministerio de Educación y Ciencia (Ministerio De Educación y Formación Profesional de España)

Las cuadrigas situadas sobre el edificio de Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de Madrid en la calle de Alcalá 16, conforman el conjunto escultórico más impresionantes.

Son tantos los edificios majestuosos de la zona que no podemos con todos…..

Continuamos hacia  Carrera de S. Jerónimo y vemos iluminado el Palacio de las Cortes.

El Palacio de las Cortes, es el edificio que alberga el Congreso de los Diputados. En la Carrera de San Jerónimo, en el solar que ocupaba el antiguo convento del Espíritu Santo, la reina Isabel II puso la primera piedra el 10 de octubre de 1843 y su inauguración solemne tuvo lugar el 31 de octubre de 1850. De estilo neoclásico, en su fachada principal destaca el pórtico que protege las puertas de bronce que dan acceso al palacio y que solo se utilizan cuando el Rey realiza la solemne apertura de sesiones del Congreso. La entrada de uso habitual se encuentra en un lateral que da a la calle Floridablanca, cerrada al tráfico.

Los dos leones de bronce que protegen simbólicamente la entrada a las Cortes son los dos elementos decorativos más característicos e icónicos del edificio.

Hacemos un descanso en la cafetería del Hotel Villa Real (Pl. de las Cortes, 10,) para tomarnos un buen café y hacer una visita a la colección de Arte y Arqueología reunida por Jordi Clos.

Jordi Clos, Presidente de Derby Hotels Collection (cadena a la que pertenece este hotel de cinco estrellas), además de hotelero, es egiptólogo, coleccionista y mecenas de arte. Preside la Fundación Arqueológica Clos y el Museo Egipcio de Barcelona, la mayor colección privada de arte egipcio de Europa expuesta al público, y financia desde hace más de veinte años excavaciones arqueológicas en Egipto.

Una colección de más de 100 piezas de arte antiguo, están repartidas por los salones, pasillos, zonas comunes y habitaciones del hotel, incluida una selección de mosaicos perfectamente restaurados de la época romana y de origen sirio, datados entre los siglos II y VI d.C.

Seguimos hasta la cercana Plaza de Neptuno (Pl. Canovas del Castillo).

El centro de la plaza está ocupado por el gran pilón circular donde se encuentra Neptuno, el dios del mar, una de las doce divinidades del Olimpo, con una culebra enroscada en la mano derecha y el tridente en la izquierda, erguido sobre un carro formado por una concha tirada por dos caballitos de mar, alrededor del carro nadan focas y delfines que arrojan chorros de agua.

Después de tanto monumento, a punto de sucumbir al síndrome de Stendhal (estado de temblor, palpitaciones, mareo, vértigo, confusión y malestar general por saturación ante la sobreexposición a muchas obras de arte, especialmente cuando estas son consideradas extremadamente bellas),

decidimos completar el día buscando un sitio original para cenar y para ello nos vamos en metro al barrio de Malasaña.

Su nombre se debe a Manuela Malasaña, heroína del levantamiento del 2 de mayo de 1808. La joven de 17 años murió en estas calles a manos de las tropas francesas cuando colaboraba para defender la ciudad.

En una de las calles más icónicas del barrio, la calle del Pez, en su número 42, está Julia,  otra “heroína” de Malasaña, apoyada en el lateral del Palacio de Bauer, edificio que albergó en su día la Universidad Central de Madrid y que hoy acoge la Escuela Superior de Canto.

Según la leyenda Julia fue la primera mujer en estudiar en la universidad, el personaje real se cree que fue la gallega Concepción Arenal (1820-1893) estudiante de derecho, sociología, historia, filosofía e idiomas, fue también destacada escritora y pionera en el feminismo español, Para poder asistir a las clases de la Universidad Central de Madrid se disfrazada de chico, ya que sólo se permitía el acceso a los hombres.

La placa que la acompaña explica el motivo de la obra escultórica: «Homenaje a la Antigua Universidad de Madrid”. 

Y un poco más adelante encontramos esta singular “decoración urbana”:

En Malasaña hay montones de bares y restaurantes, algunos de mucha tradición. Para seguir muestra ruta gastronómica “el mundo en el plato” nos decidimos por “Las noches de Moscú”.

Y se acaba mi estupendo día de San Valentín 2022 en Madrid con unas preciosas rosas

y brindando con unos chupitos de Vozka con miel, por la Salud y el Amor muchos, muchos años más.

Regresamos al hotel.

Al día siguiente, el transfer gratuito de Maydrit nos lleva cómodamente al aeropuerto y volvemos a casa.

planeando ya la próxima  “escapada”.

8 comentarios sobre “FIN DE SEMANA EN MADRID. TERCERA PARTE

      1. A nosotros también nos encanta Madrid y no desaprovechamos ninguna ocasión para volver. Pedmar10 la próxima vez que vayamos será con tu magnifico blog muy presente ya que aporta muchísima y muy útil información, muchas gracias por ella y por tu comentario en mi blog, gracias por leerlo. Saludos

        Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s