TERCERA VISITA A PARÍS (2021): LES  HALLES Y MUCHO MÁS

Después de recorrer Montmartre y una pausa en el hotel, aún tenemos tiempo para aprovechar bien esta larga tarde de junio.

De nuevo pasamos por La Madeleine

Seguimos por amplias avenidas entre magníficos edificios

Pasamos por la calle dedicada a Danielle Casanova,(1909-1943), odontóloga de profesión, fue una figura de alto rango dentro de Movimiento Jóvenes Comunistas de Francia y miembro de la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial. Detenida y deportada al campo de concentración de Auschwitz el 24 de enero de 1943 murió allí de una epidemia de tifus. Fue condecorada póstumamente con la Legión de Honor.

Seguimos callejeando …

Encontramos el Passage Choiseul (entradas por 40 rue des Petits Champs también por 23 rue Saint-Augustin y por 40 rue Dalayrac), en el distrito II de París.

Registrado como monumento histórico de Francia, este pasaje fue construido entre 1826 y 1827 para unir una gran mansión residencial. Fue acondicionado varias veces, en 1907 se sustituyó el techo de cristal manteniendo su herrería originaria de 1891, en 2012 se realizó una profunda restauración y fue nuevamente abierto al público en el verano del 2013, recuperando el aspecto original de su cristalera. Actualmente este pasaje cubierto considerado el más largo de la ciudad, con 190 metros de largo y 3,7 metros de ancho, está dedicado a zona comercial y gastronómica. Cuenta con restaurantes, tiendas de ropa, librerías, joyerías, galerías de arte……. Los pisos superiores son principalmente viviendas residenciales.  La entrada al Théâtre des Bouffes-Parisiens fundado en 1855, se encuentra en el pasaje.

Está muy bien tener en cuenta la existencia de estos entretenidos pasajes cubiertos  cuando amenaza lluvia, bastante frecuente en París aunque estemos a las puertas del verano.

Llegamos a la Plaza de las Victorias (Place des Victoires) cuya construcción fue costeada por el duque de La Feuillade e inaugurada en 1687 en homenaje al rey Luis XIV de Francia en cuyo centro se colocó una gran estatua del rey.

Los acontecimientos históricos hicieron que esta plaza se modificara varias veces, sobre todo la estatua protagonista, pero al final se recuperó su esencia y Luis XIV volvió majestuoso en su caballo.

Seguimos entre imponentes edificios, que fueron antiguos palacios y hoy alojan instituciones francesas del más alto nivel, como el Banco Central de Francia .

El Banco Central de Francia fue fundado por Napoleón en el año 1800. Se encuentra en el impresionante edificio inicialmente conocido como Hôtel de la Vrillière, construido entre 1635 y 1640 por el arquitecto barroco François Mansart, para Louis Phélypeaux (1598-1681), «seigneur de La Vrillière», marqués de Châteauneuf y Tanlay, conde del San Florentin, secretario de Estado de Luis XIII. Además, se le añadió la suntuosa galería Dorée, de 50 metros de largo, creada especialmente para su gran colección de cuadros históricos.

En 1712, la casa se vendió al conde de Toulouse, Luis Alejandro de Borbón (1678-1737), hijo legitimado de Luis XIV y su amante Madame de Montespan. El nuevo propietario encargó a Robert de Cotte, Primer Arquitecto del Rey, un nuevo diseño que conllevó transformaciones importantes, sobre todo en su interior y pasó a conocerse como Hôtel de Toulouse.

A la muerte del Conde de Toulouse en 1737, se convirtió en una de las residencias parisina de su hijo, Luis Juan María de Borbón (1725-1793), duque de Penthièvre, poseedor de una de las mayores fortunas de Europa, quien se casó en 1744 con su prima segunda, la princesa María Teresa Felicita de Módena (1726-1754), la pareja  tuvo siete hijos, de los cuales solo dos llegaron a la edad adulta: Luis Alejandro de Borbón, príncipe de Lamballe (1747–1768) y Luisa María Adelaida (1753–1821), Teresa Felicita murió durante su último parto en 1754. Muy afectado por la pérdida de su joven esposa, el duque se alejó de la Corte y no se volvió a casar, dedicando el resto de su vida a la caridad.

Fue su hijo, Luis Alejandro de Borbón, príncipe de Lamballe (1747–1768) quien residió en la mansión cuando su padre se retiró al Château de Rambouillet. El príncipe de Lamballe se casó con María Teresa Luisa de Saboya-Carignano (1749-1792), cuando esta contaba diecisiete años. El matrimonio fue inicialmente descrito como feliz aunque pocos meses después del enlace, Luis Alejandro cometió adulterio con dos actrices, lo que provocó que María Teresa Luisa, devastada, buscase refugio en su suegro, de quien terminó volviéndose muy cercana. ​En 1768, a los diecinueve años, María Teresa Luisa enviudó al morir su marido de una enfermedad venérea, la joven viuda no solo mantuvo su titulo de Princesa de Lamballe sino que heredó la considerable fortuna de su esposo, lo que la convirtió en una mujer muy rica, logrando persuadirla su suegro de que abandonara la idea de ingresar en un convento y permanecería a su lado confortándole en su dolor por la pérdida de su hijo, uniéndose posteriormente a él en sus obras de caridad en Rambouillet, actividad que le valió al duque el nombre de «rey de los pobres» y a María Teresa el apodo de «el ángel de Penthièvre». El 18 de septiembre de 1775, habiendo subido al trono el rey Luis XVI en mayo del año anterior, la reina María Antonieta nombró a María Teresa superintendente del palacio de la reina, el mayor rango para una dama de compañía en Versalles.

La Princesa de Lamballe, nuera viuda del duque de Penthièvre, fue la última residente del Hôtel de Toulouse hasta la Revolución Francesa, cuando fue brutalmente asesinada por los revolucionarios.

Confiscado el edificio en la Revolución como un bien nacional, la gran mansión se convirtió en 1795 en la Imprenta Nacional de la República, «Imprimerie de la République» , donde se imprimía el dinero oficial.

El edificio tuvo que ser reconstruido ampliamente durante el siglo XIX, después de los estragos que los revolucionarios causaron en él. Un decreto imperial firmado por Napoleón el 6 de marzo de 1808 convirtió el Hôtel de Toulouse en el Banque de Francia, que sigue siendo su sede oficial desde 1811.

En la actualidad, el antiguo  Hôtel de la Vrillière, después conocido por Hôtel de Toulouse, es el edificio central de uno de los bancos nacionales más importantes del mundo: el Banque de France.

Continuamos nuestro recorrido hacia la iglesia de San Eustaquio de París (Eglise Saint-Eustache) del barrio de Les Halles en el distrito I.

Considerada una obra maestra de la arquitectura gótica tardía, se encuentra a la entrada de los mercados más antiguos de París (Les Halles), al inicio de la Rue Montorgueil.

Los orígenes de la iglesia de San Eustaquio se remontan al inicio del siglo XIII cuando se construyó en el lugar una capilla dedicada a Santa Inés, hija de una noble familia romana (291-304) que se convirtió al cristianismo y sufrió el martirio, durante la persecución de Diocleciano, venerada como una de las grandes mártires de la historia de la Iglesia, su fiesta se celebra el 21 de enero. Una cripta dedicada a Santa Inés todavía se conserva en la parte oriental de la iglesia.

La razón más probable para el nuevo nombre de la Iglesia, sería la transferencia de una reliquia del mártir San Eustaquio (general romano del siglo II d.C. que fue quemado, junto con su familia, por convertirse al cristianismo) a la nueva iglesia procedente de la Abadía de Saint-Denis. 

La iglesia de San Eustaquio de París fue reconstruida varias veces y ampliada a medida que la población del barrio aumentaba.

El edificio fue considerado durante mucho tiempo como una iglesia real gracias a su proximidad con el Palacio del Louvre, donde residía la corte hasta que Luis XIV se trasladó a Versalles en 1682. Por ello fue el lugar de celebración de muchos bautismos, matrimonios y entierros de grandes personalidades por ejemplo, el bautizo de niños que serían famosos adultos como el cardenal Richelieu (1585-1642), el dramaturgo y poeta Moliere, (1622-1673) que también se casó allí, o la duquesa Jeanne-Antoinette Poisson (1721-1764) conocida como Madame Pompadour amante de Luis XV. También aquí tomó la primera comunión un joven Luis XIV (futuro Rey Sol), y se celebraron los funerales por la reina Ana de Austria esposa de Luis XIII y regente de Francia durante la minoría de edad de su hijo Luis XIV.

Su interior alberga varias capillas dispuestas tanto en las naves laterales como en el deambulatorio decoradas con magníficos vitrales, pinturas murales, tablas y esculturas de distintas épocas y de gran valor artístico, además de un órgano con 8000 tubos, que tiene fama de ser el mayor órgano de tubos de Francia, superando los órganos de Saint Sulpice y de Notre Dame. 

Una intensa lluvia empapa las calles mientras estamos en la iglesia. Esperamos a que pase el aguacero, por suerte en unos quince minutos cesa de llover y continuamos nuestro paseo.…

Frente a la Iglesia encontramos la escultura conocida como L´ Écoute, obra del artista francés Henri de Miller, una cabeza de piedra gigante con la mano ahuecada en posición de escucha de 7 toneladas de peso.

Hay bastantes cosas que ver en el entorno de la iglesia de San Eustaquio de París.

Estamos en el barrio de Les Halles (Les Halles significa «los mercados»). Esta zona, albergó el mercado desde mediados del siglo XII hasta 1969. En los años setenta, fue desplazado al sur de París concretamente a la zona de Rungis y los antiguos pabellones destruidos. Después de muchas polémicas se diseñó un nuevo entorno y el nuevo barrio mantuvo el nombre del antiguo mercado central.  En la actualidad se puede disfrutar de una gran zona verde: el Jardín de Les Halles, un centro comercial subterráneo y espacios dedicados al deporte y al ocio, con piscinas y más de treinta salas de cine integrados en el Forum de Les Halles.

Todo aquí es de considerables dimensiones, en el sótano está la estación de metro Chatelet-Les-Halles considerada la estación subterránea más grande de Europa, con numerosas conexiones de líneas de metro y de RER, incluido una conexión directa con los aeropuertos, Roissy Charles de Gaulle y el aeropuerto de Orly. También dentro del Forum les Halles se puede visitar el Pavillion des Arts, en el que se realizan exposiciones temporales y cuenta con un jardín en la azotea que se puede visitar de forma gratuita.

Esta zona es lugar de reunión frecuente de los “raperos y hiphoperos” de París.

El jardin de cinco hectáreas, fue  diseñado por Louis Arretche en 1988 y se le dio el nombre de Jardin Des Halles hasta que fue rebautizado con el nombre de Nelson Mandela (primer mandatario negro presidente de Sudáfrica entre1994 y 1999, activista incansable contra el apartheid) después de  su muerte en 2013.

El jardín cuenta con muchas esculturas, un reloj de sol, invernaderos tropicales y un gran parque infantil: Jardin Des Enfants Des Halles, con toboganes, rampas, un túnel y un laberinto. Además, tiene distintas secciones didácticas para conocer el bosque tropical, el mundo de la geometría y sonidos…

En el extremo occidental del Forum des Halles, en el número 2 de la Rue de Viarmes, llama la atención un gran edificio circular, es la Bolsa de Comercio.

Este edificio circular, en sus orígenes, fue una mansión construida en el siglo XIII para Jean II de Nesle, condede Soissons conocido como el Tartamudo (1222 – 1270), quien al morir sin hijos la dejó, en 1232, al rey Luís IX de Francia quien la cedió a su madre  Blanca de Castilla, y así fue pasando de mano en mano por la monarquía. Más tarde, en 1498, albergó un convento hasta que en 1572 lo adquirió Catalina de Médicis, reina de Francia, que lo destinó a residencia personal después de abandonar súbitamente el palacio de las Tullerias que se estaba terminando de construir, parece ser que malos presagios le hicieron abandonar la obra.

Al lado del edificio principal, en una de las esquinas del patio sur, se levanta una columna astronómica estriada, conocida como columna de Medicis de 31 metros de altura, erigida en 1574.  Esta curiosa columna que todavía podemos ver, es el único vestigio que queda del primitivo Palacio de la Reina.

Su función exacta no se ha determinado nunca, pero podría haber sido utilizada para las observaciones del astrólogo personal de Catalina de Médicis, el florentino Côme Ruggieri quien hacía predicciones a la supersticiosa reina y parece ser que alguna de ellas le hicieron abandonar las Tullerias y refugiarse en Les Halles.

En 1720, después de tener varios propietarios más, Victor Amadeo de Saboya crea en este edificio la Bolsa de Comercio de París, lugar para negociar el comercio de granos y otros productos básicos. El edificio constaba de una gran sala circular con un patio interior al aire libre pero esto iba en detrimento de la conservación de los granos, en 1782 fue cubierto con una cúpula de carpintería de planchas de pino separadas por chasis vidriados, cubiertas de cobre estañado y placas de plomo, rematada por una veleta y un pararrayos, esta obra levantó gran admiración pero fue destruida por un incendio en 1802. Su reconstrucción, entre 1806 y 1811 supuso una nueva innovación al hacer la nueva cúpula de hierro y láminas de cobre, que fueron reemplazadas en 1838 por vidrios.  El edificio albergaba los locales de vigilancia policial, controladores de pesos, de medidas y de estadísticas. En el primer piso, se encontraban los vastos graneros cubiertos con bóvedas ojivales en ladrillo, que eran accesibles mediante dos hermosas escaleras en espiral, una de las cuales era de doble hélice, como la del Castillo de Chambord (que ya describimos en nuestro viaje por las Castillos del Loira), para que el personal administrativo y los comerciantes no tuvieran que cruzarse con los porteadores.

Más tarde pasó a ser la «Cámara de Comercio e Industria de París»,  ofreciendo  servicios para la creación de empresas, propuestas de apoyo a las PYME…etc

La cúpula y los murales decorativos fueron clasificados como monumento histórico el 15 de enero de 1975. En 1989 se llevó a cabo una importante renovación.

En 2016 el histórico edificio, hasta entonces propiedad privada, es adquirido por el Ayuntamiento de París por 86 millones de euros y se aprueba el proyecto de su transformación en un espacio expositivo de arte contemporáneo, incluyendo piezas de la colección privada de François Pinault (empresario multimillonario francés  nacido en 1936). La colección incluye más de 3500 obras valoradas en unos 1.250 millones de euros. Para su exposición se abordó una gran renovación del edificio a un coste de construcción de 170 millones de dólares. La fecha de apertura inicial de la Bourse de Commerce de Paris – Musée Pinault se había fijado para el verano de 2020, antes de que se retrasara debido a la pandemia del Covid-19 que obligó a posponer dicha fecha hasta mediados de mayo de 2021. El coste final de la renovación fue de $ 195 millones.

La exposición inaugural se titula Ouverture, en referencia a la pieza introductoria que se canta al comienzo de una ópera, incluye las obras de varios artistas internacionales. ​

Llegamos para la inauguración…

Al oeste del edificio, frente a la rue du Colonel-Driant, se encuentra la entrada monumental que se abre con un pórtico, rematada por un frontón sostenido por cuatro columnas corintias estriadas, que soportan tres figuras alegóricas, obra del escultor Aristide Croisy, que representan la ciudad de París, flanqueada por la Abundancia y el Comercio.

El interior está decorado con paneles pintados que representan personajes que simbolizan los cuatro puntos cardinales y frescos monumentales que evocan la historia del comercio entre los Cinco continentes.

Con 10 galerías de exhibición, incluida una dedicada a obras multimedia y de medios digitales, el nuevo espacio también alberga un gran auditorio. 

Es el último centro de arte contemporáneo inaugurado por la Fundación Pinault, que ya gestiona otros dos en Venecia. Horario de apertura: de 11:00h a 19:00h. Precio de la entrada: 18,00 €

Seguimos ruta…..

Llegamos a la Plaza de Colette, situada entre el Palais-Royal que la limita al norte y al este, al norte también está el edificio que alberga la Comédie-Française o Théâtre-Français, al este con el Consejo de Estado, al oeste discurre la Rue de Richelieu y al sur la comercial y famosa Rue de Saint-Honoré.

Este lugar rinde homenaje a la escritora y actriz Sidonie Gabrielle Colette, conocida como Colette (1873-1954), por decreto emitido en 1966 por el entonces Ministro de Cultura francés André Malraux. Novelista famosa, cuya bisexualidad reconocida y reivindicada, ocupa un lugar destacado en su obra. Fue la primera mujer en Francia en recibir un Funeral de Estado.

Nos encontramos con mucha animación en la plaza, paseantes se suman a un baile espontaneo al son de la música callejera.

En esta plaza se ubica la boca de metro Palais-Royal- Musée du Louvre, conocido como el «El Kiosco de los noctámbulos “, obra del escultor  Jean-Michel Othoniel quien diseñó un conjunto de esferas de aluminio y cristal de Murano, inaugurado en el año 2000 con motivo de la celebración del centenario de la construcción del metro de París.

Le Kiosque des noctambules, considerada una obra de arte contemporáneo, consta de un entramado de anillos enlazados entre sí que rodea la escalera por tres lados. Seis columnas formadas por esferas de aluminio (tres a cada lado de la boca) sostienen dos cúpulas. Estas cúpulas están formadas por un conjunto de cuentas gigantes de cristal de Murano (realizadas por la vidriería Salviati) que parecen ensartadas una tras otra para formar dos estructuras en forma de cúpula. 

La cúpula que sobresale por la entrada de la escalera está hecha de perlas en tonos cálidos (amarillo, blanco y rojo) y representa el día; el otro tiene tonos fríos (azul, blanco, amarillo y morado) representando la noche. Cada una de las cúpulas está rematada por una pequeña escultura de un personaje de cristal. El reverso de la obra presenta un banco público, también construido en aluminio.

Merece la pena detenerse para prestar atención a los importantes edificios que delimitan la Plaza de Colette y conocer un poco su historia.

El primero que vemos es la Salle Richelieu (laSala Richelieu), es el teatro principal de la Comédie-Française o Théâtre Français desde 1799. La Comédie-Française tiene otros dos teatros en París que son el Théâtre du Vieux-Colombier en el número 21 de la rue du Vieux-Colombier y el Studio-Théâtre en 99 rue de Rivoli Place de la Pyramide.

Este importante edificio fue ampliado y modificado a lo largo del siglo XIX y en 1900 fue nuevamente reconstruido tras un grave incendio en el que murió la actriz Jane Henriot (1878-1900). 

La Salle Richelieu de la Comédie-Française forma parte del complejo del Palais-Royal. Por un lateral del gran edificio del teatro se accede a los Jardines del Palacio Real (Palais-Royal).

El Palais-Royal fue construido por el cardenal Richelieu en 1628, consejero del rey Luis XIII. En 1636 el cardenal cedió el palacio a la familia real y sirvió como residencia de la reina regente Ana de Austria (1601-1666) y del joven Luis XIV.  Luis XIV lo cedió a su hermano, Philippe d’Orléans (1640-1701) primer duque y fundador de la cuarta casa de Orleans, siendo desde entonces la residencia oficial de los duques de Orleans que acometieron constantes reformas, ampliaciones y modificaciones del palacio.

Fue Luis Felipe I de Orleans, duque de Chartres y duque de Orleans (llamado «el Grande» ) quien, junto con su esposa, inició la transformación del palacio para adaptarlo a la vida de fastos y grandes fiestas a las que eran muy aficionados. Aunque fue su hijo, Luis Felipe II duque de Orleans (conocido como Philippe Egalité), último propietario del Palacio antes de la Revolución y guillotinado en 1793 durante el gobierno del terror, quien, muy endeudado cuando recibió el palacio, se embarcó en 1780  en el camino de la especulación inmobiliaria marcando un punto de inflexión en la historia del Palais-Royal. Obtuvo la autorización de su primo Luis XVI en junio de 1781 y las obras empezaron en septiembre del mismo año, realizando una grandiosa operación inmobiliaria dirigida por el arquitecto Victor Louis. Se parcelaron los márgenes del jardín, construyendo nuevos inmuebles para alquilarlos como comercios y viviendas. En la fachada al jardín, Victor Louis alineó unas galerías de 180 arcadas separadas por pilastras corintias, iluminadas por 188 farolas suspendidas de la clave de los arcos. Aunque de estilo neoclásico, las nuevas construcciones estaban inspiradas en la arquitectura monumental de la época de Luis XIV.

El jardín posterior quedó enmarcado con construcciones uniformes y galerías con cafés, restaurantes, salones, casas de juegos y otros establecimientos de entretenimiento (incluidos burdeles) que lo convertirán durante medio siglo en el lugar de encuentro de moda de una sociedad parisina elegante y a menudo libertina. Rebosante de ideas para atraer al público y clientes a las tiendas que alquilaba a los comerciantes, el duque también hizo construir en 1787 el Cirque du Palais Royal en el centro del jardín para organizar carreras de caballos y otros espectáculos, aunque finalmente nunca llegaron a hacerse carreras de caballos, los problemas económicos obligaron al duque a alquilarlo para  fiestas, comidas, bailes con  sesiones  varias veces a la semana al final de la tarde o por la noche ( este impresionante edificio fue destruido por un incendio en 15 de noviembre de 1798). El duque encargó a Victor Louis de nuevo la construcción de otro edificio, entre 1786 a 1790, que sería la Sala Richelieu para albergar la Comédie-Française o Théâtre-Français en la esquina suroeste del jardín.

El Palais-Royal se convirtió en el centro del comercio y de los placeres de la capital. Hubo que esperar hasta 1830 para que la prostitución fuera totalmente prohibida en el Palais-Royal y hasta 1836, para que cerraran las salas de juego bajo la presión del reyLuis Felipe Ide Francia (hijo de Philippe Egalité) que reinó entre1830 y 1848. Fue el final de los «années folles» (años locos) del Palais-Royal. Los locales de diversión y espectáculos fueron migrando a nuevas zonas de la ciudad.

Hoy en día, el Palais-Royal es la sede del Consejo de Estado, del Ministerio de Cultura y del Consejo Constitucional y en la parte de atrás de los jardines se localizan los antiguos edificios de la Biblioteca Nacional de Francia.

Los Jardines del Palacio Real son la única parte que se puede visitar ya que los edificios no están abiertos al público. La entrada al jardín es gratuita y tiene dos accesos: la entrada principal desde la plaza de Colette, al salir del “Kiosko de los Noctámbulos”, o la entrada de la calle de Beaujolais.  El Jardín está delimitado por las antiguas galerías que siguen albergando locales de restaurantes, cafeterías, tiendas de moda, galerías de arte… el tramo más singular es el que corresponde a la galería Vero Dodat.

En las arcadas del Palais Royal, Antoine Aubertot inauguró en 1784 el primer gran restaurante de París, llamado Café de Chartres, nombre elegido en honor al duque de Chartres que había transformado el ocio parisino.

Comprado en 1820 por Jean Véfour, el restaurante tomó el nombre de su nuevo propietario, quien en solo tres años consigue beneficios que le aportan una fortuna  tan considerable que en 1823 se retiró del negocio para aprovechar las nuevas oportunidades de la vida junto a su joven esposa, vendiendo el ya famoso restaurante Grand Vèfour a Jean Boissier. El negocio estaba tan en auge que en 1827, a su vez, vendió el restaurante a los hermanos Hamel. Diez años más tarde,Tavernier, el nuevo propietario de Véfour, con las ganancias que le aporta el restaurante absorbe a su mayor competidor (Véry). Un éxito creciente que se mantiene durante la Belle Epoque, la clientela más selecta del mundo acuden al Véfour donde la Bella Otéro gira sobre las mesas de mármol rosa y se disfruta de deliciosos manjares con cuberterías de plata maciza. Pero el corazón de París ya no late en el Palais-Royal. Cuando se acabó la fiesta y el bullicio del palacio también se empieza a apagar su entorno. En 1905, la prensa anunció a bombo y platillo el cierre del restaurante más famoso de París.

Reducido al rango de bistró, el Véfour, que ya no se atreve a llamarse «Grand», pasa de mano en mano y decae irremediablemente.  Louis Vaudable, propietario del famoso Maxim’s, compró el edificio y decidió hacer de Véfour la sucursal del restaurante de la rue Royale, pero el éxito no vuelve en todo su explendor hasta que se hace cargo Raymond Oliver que puso los toques finales a la decoración, y el nuevo Véfour abrió sus puertas en octubre de 1948. En el 23 de diciembre de 1983 sufre un atentado con una bomba que causó varios heridos graves y dañó considerablemente el restaurante más antiguo de París. De nuevo se busca comprador para el restaurante y es Jean Taittinger quien apuesta por recuperar el maltrecho Véfour. En la actualidad y después de dos siglos de existencia, con sus luces y sombras, sigue acogiendo, entre sus muchos clientes, a la mayoría de los pesos pesados ​​de la cultura y la política francesas  que acuden para disfrutar no solo de los manjares del actual chef  Guy Martin, sino también de su decoración única que rememora las épocas gloriosas del local, catalogada como Monumento Histórico. El legendario restaurante se ubica en 17 rue de Beaujolais .

En la fachada del lado del jardín se puede ver el rótulo “Café de Chartres”, que recuerda el nombre original del establecimiento que precedió a “Le Grand Véfour”.

Seguimos en los jardines del Palais-Royal: además de las fuentes y de las esculturas, lo que más llama la atención son las columnas de Daniel Burenque que se encuentran en el patio de honor de los jardines, conjunto de 260 columnas octogonales de granito de diferentes tamaños con franjas de color blanco y negro, que producen un curioso efecto óptico que hace que, dependiendo de donde se mire se vean ordenadas o desordenadas.

Daniel Buren, artista conceptual francés, diseñó en 1986 esta extraña decoración que ocupa 3.000 metros cuadrados de superficie en el patio del Palais Royal, un collage ecléctico con los edificios que la rodean que en su momento despertó muchas críticas y un intenso debate sobre la integración del arte contemporáneo y los edificios históricos. Este conjunto de columnas que pueden pretender ser reminiscencia de ruinas romanas modenizadas con pintura o un gigantesco juego de damas (cualquier interpretación es posible como ocurre con las obras de arte contemporáneo), se conocen, por el nombre de su autor como «Las columnas de Buren«, aunque su verdadero nombre es “Les deux plateaux”.

Se dice que si se tira una moneda sin mirar, a la vez que se pide un deseo, si esta cae en lo alto de una de las columnas, se cumplirá lo deseado (otra versión para cumplir un deseo es lograr poner una moneda en la columna más alta).

¡Todo el patio para nosotros solos!.

No tiramos la moneda porque todos nuestros mayores deseos están ya concedidos… ¡no nos atrevemos a pedir más!.

Otra ala del Palais-Royal es ocupado por el Consejo de Estado (Conseil d’Êtat), institución pública francesa creada en 1799 por Napoleón Bonaparte en el Palais-Royal.

Su primera función es la de asesorar al gobierno, por lo que debe ser consultado por el gobierno para un cierto número de actas, en particular proyectos de ley.

Enfrente del Consejo de Estado empiezan las dependencias del inmenso complejo del Museo del Louvre, entre ambos esta la Place del Palais-Royal  uno de cuyos lados es ocupado por otro gran  edificio que  en sus orígenes fue un impresionante hotel: el Hôtel du Louvre  (2 Place del Palais-Royal) .

El antiguo Hôtel du Louvre, construido por deseo del emperador Napoleón III con motivo de la Exposición Universal de París de 1855. Ubicado entre la rue Marengo y la rue Rivoli, fue uno de los más modernos de su época, contaba con 700 habitaciones con modernas comodidades, ascensores y escaleras monumentales, este “Grand Hôtel du Louvre”, con 1250 empleados ofrecía a los viajeros servicios disponibles por primera vez tales como: traslado entre el hotel y las estaciones, guías, intérpretes, oficina de información y oficina de cambio. Su restaurante también adquirió reputación internacional porque, además de los platos regionales, fue de los primeros en ofrecer los platos más famosos de varios países extranjeros.

A partir de 1855, en pleno auge comercial, 41 tiendas de lujo ocuparon la planta baja del Grand Hôtel du Louvre. Fue tal el éxito de ventas que al final de la década de 1880, se crearon los “Grands Magasins du Louvre” que siguieron creciendo llegando ocupar la totalidad del antiguo establecimiento hotelero en 1888. El hotel fue trasladado al otro lado de la Place du Palais-Royal, en Pl. André Malraux, donde sigue ubicado (actualmente en manos de capital qatarí).

“Grands Magasins du Louvre”, después de años de éxito, cerró definitivamente en 1974 para ser sustituido, tras una importante campaña de reestructuración, por “Louvre des Antiquaires”.

“Louvre des Antiquaires” inaugurado en 1978 se convirtió en uno de los centros más importantes del comercio de antigüedades. En eámomento de mayor actividad del centro, doscientos cincuenta locales comerciales a cogían a los más prestigiosos anticuarios que ofrecían objetos antiguos de alta gama, tanto de Oriente como de Occidente, pero su éxito fue decayendo con los años. En abril 2015, solo quedaban nueve comerciantes y, en 2019, solo uno. Los pisos superiores están dedicados a oficinas. Los espacios del “Louvre des Antiquaires” estan abiertos al público y en ellos se organizan regularmente exposiciones temporales temáticas relacionadas con el mundo de las antigüedades. La Fundación Cartier prevé trasladarse al centro para presentar la colección permanente de la fundación, hasta entonces ubicada en 261 Boulevard Raspail en el distrito 14 y un nuevo gran centro comercial de lujo empieza a fraguarse entre las antiguas paredes del histórico edificio, que tiene cuatro accesos, pero la entrada principal está en 2, place du Palais-Royal, que es su dirección oficial.

Po su parte, el Hôtel du Louvre sigue siendo un gran y prestigioso hotel de lujo (categoría 5 estrellas), situado en la cercana Plaza de André Malraux, entre el Palacio del Louvre, el Palais Royal y la Comédie Française

La plaza fue diseñada en la década de 1860 y se decoró con dos fuentes en 1874 colocadas simétricamente con respecto a la avenida de l’Opéra que cruza la plaza en diagonal.  Recibió el nombre actual en honor de André Malraux.

Escritor, aventurero, intelectual, político, activista antifascista, André Malraux (1901-1976) luchó en 1936-1937 junto a los republicanos españoles, tomó parte en los combates durante la Liberación de Francia en 1944, se convirtió, tras el regreso al poder de General de Gaulle, en Ministro de Estado, fue Ministro de Cultura desde 1959 hasta 1969.  

Seguimos descubriendo más rincones de París: llegamos a la Place Mireille. Esta plaza, desde 2008, lleva el nombre de la cantante y actriz Mireille Hartuch, conocida por el nombre artístico de Mireille (1906-1996),

Este espacio triangular entre la rue Rue Molière y la rue Rue de Richelieu llama la atención por la  fuente Molière , o Monumento a Molière.

En 1838, se demolió una casa frente a la que había muerto Molière. En el espacio que quedaba libre se pensó en construir una fuente coronada por una estatua de una ninfa. En 1844 se decidió erigir un monumento a la gloria de Molière, sustituyendo la figura alegórica de la fuente por la de la estatua de Molière, estatua que luego sería financiada por una suscripción nacional. La suscripción nacional fue la primera para un monumento conmemorativo dedicado a una personalidad de la vida civil. El resultado fue esta gran estatua de bronce, entronizada bajo un pórtico con un imponente frontón, que representa a Molière sentado, dos alegorías femeninas en mármol, La Comédie Seriouse y La Comédie Légere, se apoyan en el pedestal que sustenta el trono de Molière, cada una sostiene un pergamino donde se enumeran las obras del gran dramaturgo. En el nivel inferior, las máscaras con cabeza de león escupen agua en una  pila semicircular.

Siguiendo por Rue de Richelieu, llegamos a Square Louvois

Esta plaza ocupa el lugar de un antiguo teatro de ópera, Ópera de la rue de Richelieu , o Salle Montansier, construida entre 1792-1793 para la actriz Mademoiselle Montansier (1730-1820), sirvió como teatro de ópera en París desde 1794 hasta 1820, año en que fue demolida.

El teatro de la ópera de la rue de Richelieu fue demolido por orden de Luis XVIII, con el fin de eliminar el escenario de una tragedia: el asesinato del Duque de Berry. Los enemigos de los Borbones lo veían como el único de sus miembros que podía perpetuar la familia real, sin descendencia hasta el momento y este fue el motivo de su asesinato.  

El Duque de Berry Charles-Ferdinand d’Artois, príncipe de la casa de Borbón (hijo menor del rey Carlos X de Francia y sobrino del rey Luis XVIII), fue acuchillado el 13 de febrero de 1820 por Louis Pierre Louvel (guillotinado cuatro meses después),  en la celebración de las fiestas de Carnaval, cuando salía de ver una función de ópera de la Salle Montansier. El duque no murió en el acto, durante su agonía revela que su esposa, Marie-Caroline de Bourbon-Sicile, está embarazada, admite además la existencia de dos hijos naturales, pide que se perdone a su asesino y lamenta morir a manos de un francés. El duque muere pero el asesino fracasa en su plan ya que unos meses después nace su hijo póstumo Henri d’Artois, duque de Burdeos, Conde de Chambord, pretendiente legitimista a los tronos de Francia y Navarra. Su muerte sin hijos en 1883, marcó el inicio de una disputa (aún en curso) entre las Casas de Borbón de España y Orleans sobre cuál tenía más legitimidad ante la Corona de Francia.

Tras el derribo de la ópera de la rue de Richelieu , la plaza se rediseñó y se comenzó a construir una capilla o monumento expiatorio aunque la revolución de 1830 interrumpió el proyecto.

En 1835, el ayuntamiento arboló la plaza, conocida entonces como “place Richelieu”, destruyó la capilla y comenzó la construcción de una fuente que primero recibió el nombre de «Fuente Richelieu”. En 1844 el rey Louis-Philippe Iencarga una fuente monumental  a Louis Visconti,  el resultado fue  un homenaje a los cuatro grandes ríos franceses: el Sena, el Garona, el Loira y el Saona, el pedestal inferior del monumento está decorado con cuatro tritones montados en un delfín, en el borde de la gran pila de mármol están esculpidos los doce signos del zodiaco alternados con máscaras que escupen agua.

El nombre actual de la plaza hace referencia a la antigua mansión (ya desaparecida) del marqués de Louvois (1639-1691), uno de los principales ministros del rey Luis XIV. El nombre de Louvois se dio a muchas infraestructuras en toda Francia, como recordatorio de su papel como Ministro de Guerra. En el mismo lugar se levantó otro palacio “el Hôtel Louvois” cuya fachada aún se puede ver.

En el recinto de la plaza se encuentra una placa de vidrio conmemorativa como recordatorio de los diez niños del barrio que fueron detenidos por los nazis y enviados a la muerte. 

La plaza da a la entrada principal del edificio de la Biblioteca Nacional en 58 rue de Richelieu. Es el depósito nacional de todo lo que se publica en Francia y también alberga extensas colecciones históricas que se reparten en distintas ubicaciones.

Sus fondos resultaron de la unión de numerosas colecciones a lo largo de su historia que se remonta a la conocida como Biblioteca del Rey (Bibliothèque du Roi), fundada en 1368 por el rey Carlos V (1364-1380)que acumló unos 1200 manuscritos en el palacio real de Louvre. Después de su reinado, los manuscritos junto a otras obras de arte se dispersaron a otros lugares pero Luis XI (1423-1483) volvió a crear otra biblioteca real. Un decreto del año 1537, que sigue aún en vigor, obligó a guardar en la biblioteca un ejemplar de todas las obras publicadas en el país. En 1544, Francisco I trasladó la biblioteca que contaba con 917 manuscritos, junto con la biblioteca de los Duques de Orleans a su residencia real de Fontainebleau. Posteriormente toda la colección acumulada fue trasladada al castillo de Blois en el Valle del Loira.

1º DESCUBRIENDO EL «Valle de Loira» con Faloalp

La biblioteca, fue creciendo de forma considerable al recibir una copia de cada publicación que se ponía a la venta en el país cumpliendo con la obligación, llamada «depósito legal». La biblioteca fue trasladada a París entre 1567 y 1593 por Carlos IX (1550-1574). El primer catálogo de sus existencias se publicó en 1622. Bajo el nombre de Biblioteca Real (Bibliothèque Royal), en 1666 las colecciones fueron instaladas por Luis XIV (1643-1715) en la calle Vivienne y se abrió al público por primera vez en 1692.

En 1721, la biblioteca se trasladó al Palacio Mazarin en la rue de Richelieu. Durante la revolución Francesa, pasó a llamarse Biblioteca Nacional (Bibliothèque Nationale) en 1795, y se benefició con las confiscaciones revolucionarias de las colecciones de libros que poseía la Iglesia católica en Francia y la nobleza, más tarde siguió creciendo con las adquisiciones de Napoleón Bonaparte. Se estimó que la gran colección incluía unos 300.000 volúmenes antes de la revolución y, en 1818, se habían duplicado. En 1926, la Bibliothèque Nationale (BnF) integró un grupo de otras bibliotecas parisinas hasta entonces independientes.

Con la continua expansión de las colecciones, el antiguo complejo de edificios en la rue de Richelieu ya no podía acomodar más libros por lo que se decidió la construcción de un nuevo edificio  en el nuevo barrio de Tolbiac, en el XIII distrito de París, en una de las orillas del río Sena. La nueva biblioteca se abrió en1996. El edificio de la Biblioteca Nacional (BnF) de rue de Richelieu, sigue siendo su sede histórica principal.

Continuamos por el barrio Vivienne, en el II distrito de París, donde también está el Palacio de la Bolsa de París (Palacio Brongniart). El imponente edificio neoclásico, ideado por Napoleón I, fue inaugurado el 4 de noviembre de 1826 para albergar las actividades bursátiles durante más de 150 años, antes de dejar paso al sistema informatizado en el año 1987. En la actualidad es conocido como Euronext Paris y se utiliza esencialmente como auditorio, para la realización de congresos, exposiciones especiales y eventos de alto nivel .

Seguimos por  Rue du Faubourg Montmartre

En el distrito 9, en el barrio de la Opera, en 7 Rue du Faubourg Montmartre está el Restaurante Bouillon Chartier desde hace más de 100 años.

Fundado en 1896 por los hermanos Frédéric y Camille Chartier, abrió sus puertas con el nombre «Le Bouillon» (caldo) pronto se convirtió en una animada brasserie.

El local de amplias dimensiones, que aún hoy en día podemos ver, semeja el vestíbulo de una estación de tren de la Belle Époque, con un techo alto sostenido por grandes columnas que permite un entrepiso que da cabida a otro comedor. El hierro forjado de las columnas, el estuco de las paredes con detalles dorados, las lámparas de época con grandes globos de cristal, grandes espejos y sobre todo un reloj gigante (parado en las 10:15h) similar al que se encuentra en las estaciones ferroviarias, decoran este singular local clasificado como monumento histórico desde 1989.

La popularidad del restaurante es tan grande que genera habitualmente largas colas, para evitarlo en lo posible, lo mejor es llegar temprano, a pesar de la pandemia y la disminución de turistas esta temporada también hay colas. Nosotros apenas esperamos unos cinco minutos cuando llegamos a las 20:00h, pero rápidamente se llenó. Cuando acabamos la cena las colas para entrar daban varias vueltas en la calle.

Las mesas se pueden compartir entre extraños, sobre todo si solo van dos personas, el personal suele acoplarles en los huecos disponibles, (nosotros tuvimos suerte con mesa para dos).

Los camareros vestidos con el típico “rondin”, un chaleco negro ajustado con múltiples bolsillos y un largo delantal blanco, contribuyen al singular ambiente del establecimiento.

Los manteles de papel están sobre el entramado de barras metálicas, encima de las mesas, a la espera de que el camarero las prepare.

Curiosamente el camarero va anotando el pedido directamente sobre el mantel de papel desechable donde al final de la comida suma todo y así sale la cuenta a pagar.

El legendario restaurante presume de ofrecer cocina tradicional francesa con precios relativamente económicos comparado con el estándar parisino. Aunque quizás la calidad de la comida podría ser mejorable, merece la pena conocer el lugar.    

Después de la cena, nos da tiempo a seguir dando un paseo, las largas tardes de junio dan para mucho.   

A sí que nos decidimos a volver hacia el Museo del Louvre y los Jardines de Las Tullerias en los que estuvimos ayer.

llegamos a la Plaza de la Concordia

Desde la plaza de la Concordia vemos también la Torre Eiffel

Instantes mágicos, momentos mágicos, días mágicos…..para recordar siempre.

Impresionante París sin apenas gente, sin apenas coches, pero deslumbrante más que nunca….

Volvemos hacia el hotel

Queremos aprovechar hasta el último minuto de esta magnífica noche. Una temperatura super agradable invita a esperar el “toque de queda Covid” (23:00h) tomando la última cerveza en la terraza del pub pegado a nuestro hotel .

The Cricketer en  41 Rue des Mathurins

El recorrido en Uber por la ciudad se hace muy agradable en esta espléndida mañana de junio.

Pasamos por muchos de los lugares que hemos recorrido

¡Volveremos a París para el cumpleaños del 2031!  Porque diez años no es nada y hay mucho más mundo aún por conocer ….

Aunque si surge otra oportunidad antes, por supuesto que no la perderemos…….   Quien sabe.

  ¡París siempre nos espera!

.

9 comentarios sobre “TERCERA VISITA A PARÍS (2021): LES  HALLES Y MUCHO MÁS

  1. Muchas gracias por esta nueva entrega. Me ha parecido muy interesante y con sitios nuevos que no conocía. Lo dicho, 10 años pasan rápido…, nosotros esperamos también en este año para repetir Un saludo Luis Arreba Enviado desde Correo para Windows

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias a tí Luis por leerme y por tu comentario. Saber que lo que escribo llega a la gente y les gusta, me anima a seguir con mucha satisfacción y la única manera de saberlo es con los comentarios, así que de nuevo muchas, muchas gracias. Saludos.

      Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s