1.7.6. RECORRIENDO EL GOLFO PÉRSICO Y MÁS: KHASAB (OMÁN).

Domingo 16 febrero 2020 (sexta escala del crucero).

Después de la visita a Mascate (Muscat en inglés), la capital de Omán, el MSC Lírica navega durante la noche para llegar a la mañana siguiente a otro singular enclave del sultanato de Omán.

Se trata de un recóndito lugar llamado KHASAB, a 640 km al norte de Mascate, distancia que recorremos sin enterarnos mientras dormimos.

KHASAB es la pequeña capital de la península de Musandam, una de las once gobernaciones del Sultanato de Omán, situada al norte de los Emiratos Árabes Unidos y rodeada por territorio perteneciente al Emirato de Sharjah (uno de los siete emiratos que constituyen la federación de   Emiratos Árabes Unidos, EAU) que aísla y separa a Musandam del resto del sultanato.

Musandam es históricamente una de las zonas más remotas y empobrecidas de Omán, hogar de tribus que tenían poco en común, cultural o lingüísticamente, con el resto del país.

Este territorio que constituye la parte más septentrional del sultanato, se adentra en el estratégico Estrecho de Ormuz, pasaje que une el Golfo Pérsico con el Golfo de Omán y el Mar Arábigo. Por ese estrecho históricamente milenario, han pasado todas las culturas y desde hace décadas los barcos repletos con la mayor parte del petróleo del mundo.

La región tiene estrechas conexiones con Irán, país situado a un corto viaje en barco por el Estrecho de Ormuz. Estamos en uno de los puntos más cercano a Irán, a menos de 50 km de sus costas. Tradicionalmente entre ambos países por su cercanía, ha habido un intenso comercio de contrabando y la influencia de Irán sigue siendo fuerte hasta el día de hoy.

El territorio de Musandam escasamente poblado, remoto y económicamente subdesarrollado, presenta un aspecto inhóspito y polvoriento. Con un paisaje árido de montañas desérticas que alcanzan más de dos mil metros y se recortan en desfiladeros y formaciones rocosas que  popularmente se les llama  “fiordos”, por lo que la zona es conocida como la «Noruega árabe».

Aunque que evidentemente en esta zona del planeta no hay fiordos. Los fiordos son creados por glaciares y en este árido país nunca hubo hielo ni mucho menos glaciares ni siquiera nada verde, pero el contraste de estas escarpadas montañas que se elevan sobre el mar podrían  recordar algo a  los fiordos noruegos.

A diferencia de en Noruega, las largas ensenadas esculpidas en la piedra caliza montañosa que se abren paso hacia el interior a través de escarpados acantilados contienen aguas transparentes y cálidas que proporcionan un hábitat adecuado para los delfines y otras especies marinas.

En sus orillas se asientan diminutas aldeas de pescadores, en muchos casos aisladas por tierra. El nucleo poblacional más grande es el pequeño pueblo de Khasab que se erige en capital de Musandam.

Khasab fue fundada por los portugueses en el siglo XVI. En la actualidad es una pequeña urbe de pescadores fundamentalmente. Cuenta con una población de unos 15.000 habitantes, repartida entre la conocida como parte vieja (Old Khasab) que incluye el puerto y el Viejo Zoco y la parte nueva donde está la Gran Mezquita (Sultan Qaboos Mosque) construida hace algo más de una década como regalo del recientemente fallecido Sultán Qaboos.

La distancia entre ambas partes es de unos tres kilómetros a través de “la nada”, rodeadas de terreno desértico y polvoriento  con caminos pedregosos por donde deambulan las cabras  a su libre albedrío.

Además de la mezquita, otro de los puntos turísticos es el Khasab Fort, fortaleza construida por los portugueses en el siglo XVII para tomar el control sobre el Estrecho de Ormuz, aunque se encontraron con la oposición directa de los omaníes, que consiguieron expulsarles de Khasab en torno al año 1624. Tras este conflicto, el castillo permaneció bajo dominio de los habitantes locales siendo parcialmente renovado en el año 1990 y posteriormente, de nuevo modificado en el año 2007, desde entonces realizó funciones de base militar, residencia gubernamental y también sirvió como prisión de la ciudad. 

La fortaleza está frente a la bahía y próxima al puerto de Khasab (a unos 20 min andando desde el puerto de cruceros), actualmente alberga en su interior un museo etnográfico sobre las tradiciones y cultura del sultanato, incluyendo ejemplares de barcos restaurados y pequeñas reconstrucciones de viviendas tradicionales de Khasab. Horario: abierto de 9 a 16 horas. Precio de la entrada: 1 Rial de Omán (OMR) equivalente a unos 2 €.

Otra fortaleza cercana es Al Khmazera Castle de entrada gratuita.

Khasab tiene poco que ofrecer al turista, pero una buena opción para pasar el día es reservar un tour en dhow, típicas embarcaciones tradicionales árabes dedicadas desde épocas remotas a la pesca y al comercio entre los pueblos costeros, hoy en día muchas de ellas han sido reconvertidas en barco turísticos.

Khasab es el punto de partida de los tours en dhow por Khawr Ash Sham o Khor al Sam, el fiordo más grande de Musandam que se extiende algo más de 20 kilómetros rodeado de terreno desértico y pedregoso desde el que se elevan escarpadas montañas que ascienden hasta los 2.000 metros de altitud. Media docena de pequeñas aldeas se encuentran diseminadas alrededor del khawr a las que solo se puede acceder en barco. A mitad de camino del khawr se encuentra el pequeño y rocoso Jazirat Telegraph (Telegraph Island), que lleva el nombre de la estación de telégrafos establecida en este islote por los británicos en 1864 a lo largo de la ruta del cable telegráfico submarino de Londres a Bombay. Todavía se pueden ver los cimientos de las viejas construcciones británicas. Este punto es un destino popular en los recorridos turísticos en dhow, aquí echan el ancla para que los visitantes que lo deseen puedan practicar snorkel nadando entre peces de colores (en el precio suelen incluir el préstamo de gafas, tubo, y aletas si no se dispone de ellos).

Disfrutar del paisaje, buscar delfines desde un dhow y darse un buen chapuzón, son los mejores planes para pasar un día en este recóndito lugar del mundo y esto es lo que haremos.

Hacia las 9:00h de la mañana, nuestro MSC Lírica se aproxima a la costa de Khasab.

Vemos como numerosos barquitos nos salen a recibir…….

Llegamos a Khasab Port (MARAFI Port Khasab desde abril de 2019).

Vemos la bandera de Omán a media asta en señal de duelo por la muerte del querido Sultán Qaboos (Qabus bin Said Al Said,18 de noviembre de 1940-10 de enero de 2020) que gobernó el país desde 1970.

El muelle se encuentra a unos 5Km del pueblo.

En las instalaciones del puerto vemos un extraño “ bus acuático” que da un llamativo toque de color a este ceniciento paisaje lunático, salpicado de casitas blancas.

Al salir del recinto, vemos que parece que se han concentrado en el puerto todos los taxis y coches de la comarca para ofrecerse a llevar a tantos cruceristas que llegamos de visita a este pequeño pueblo (el MSC Lírica llega con unos 2200 pasajeros y 732  tripulantes). Sin ninguna duda estas visitas de grandes cruceros es todo un acontecimiento para los lugareños.

Por todos lados nos ofrecen sus excursiones:

Como siempre nosotros ya tenemos plan.

Contratamos previamente (con un mes más o menos de antelación) un  tour en dhow por el fiordo en la web de la empresa Khasab Sea Tours & Travels, comparamos varias opciones y esta nos pareció la mejor.

Perfecto, ya nos está esperando nuestro guía con nuestros nombres.

El supermercado de Lulu (LuLu Hypermarket) y su aparcamiento ocupan el centro de la ciudad, nuestro guía hace aquí una breve parada para acudir al cajero (LuLu Exchange khasab Branch) y continuamos.

Al fondo el MSC Lírica: 

Hemos tenido suerte con la reserva hecha por internet: nuestro dhow ¡el más bonito! y de los más grandes. Dos pisos con magnificas alfombras y cojines impecables para poder estar tumbados. En el piso superior unas lonetas hacen de parasol.

En cuanto salimos del puerto los primeros treinta minutos de travesía son muy pero que muy moviditos, el barco va deprisa y cabalga sobre las olas. Para quien no tenga “muy firme” el sistema vestibular del oído interno que controla el movimiento y el equilibrio, es aconsejable tomar dimenhidrinato (biodramina),media hora antes de iniciar el viaje o mascar chicle de biodramina en cuanto empiecen los síntomas del mareo (cinetosis mal del movimiento).

Superada esta primera parte, entramos en una zona de aguas tranquilas además de que el dhow  va más despacio (cosa muy de agradecer).

El dhow pone rumbo hacia el norte para luego virar hacia el este y entrar en el Khor Ash Sham. Durante la navegación podemos ver los  pequeños asentamientos de Nadifi, Qanafa, Maqlab y Sham, un puñado de casas de pescadores que bordean el fiordo y a los que sólo se puede llegar por mar.

Esta parada en el “ punto de encuentro” de delfines, donde se reúnen todos los dhow llenos de turistas, es un singular espectáculo donde se conjugan el colorido de los animados barquitos, la severidad de las agrestes montañas, el suave azul del agua y los simpáticos delfines juguetones  cuya aparición  es celebrada en todas las embarcaciones. 

Según la tripulación de nuestro dhow, hay que aplaudir para que los delfines curiosos se acerquen al oír el ruido…

Un montón de fotos y seguimos…..

Al cabo de unos 90 minutos de navegación llegamos a Telegraph Island

Telegraph Island en primer plano con Khor ash Sham como telón de fondo

                            Aqui fondean todos los tours turísticos ….

                    Hora de  darse  un chapuzón, aquí no cuenta que estamos en febrero…..

Otros, más que el chapuzón, preferimos tomar el sol y ver los peces  en las fotos ( imprescindible llevar cámara  deportiva sumergible) .

En el trayecto seguimos entre los rocosas montañas y vemos alguno de los pequeños asentamientos de pescadores en las orillas.

                                               ¡Aparecen más delfines!

Nos escoltan embarcaciones de la policía, que parecen «hormigas» al lado del crucero.

No se si es para protegernos de algún posible peligro que nosotros ignoramos o para evitar que alguien se pueda querer quedar….

Dejamos atrás el Estrecho de Ormuz, viendo muy cerca la costa de Irán y cruzándonos con grandes barcos mercantes y petroleros….

Esto se acaba, pero  estamos entusiasmados con  todo lo que hemos disfrutado por estos lejanos países. Nos hemos sentido Simbad el Marino llegando a puertos misteriosos…

Aladín y Sherezade visitando palacios orientales…..

El MSC Lírica continua navegando por el Golfo Pérsico.

Ahora toca aprovechar la actividades del planning de esta noche: música, baile, teatro, una buena cena y a dormir que mañana tendremos otro intenso recorrido. Todavía nos quedan dos estupendos días en Dubái.

Y como Sherezade​ (personaje y narradora principal de los cuentos de “las mil y una noches”) sigo el relato. ….….

¡Aún nos queda mucho que ver en Dubái!

2 comentarios sobre “1.7.6. RECORRIENDO EL GOLFO PÉRSICO Y MÁS: KHASAB (OMÁN).

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s