1.7.3. RECORRIENDO EL GOLFO PÉRSICO Y MÁS: DOHA (QATAR) PRIMERA PARTE.

Después de conocer las dos principales ciudades de Emiratos Árabes Unidos: Dubai y Abu Dhabi, la siguiente escala del crucero es Doha, capital del Estado de Catar (Qatar según la nomenclatura de la  ONU).

La península catarí se adentra 150 km en el golfo Pérsico desde  Arabia Saudí. Este inhóspito y árido territorio desértico poblado por nómadas beduinos, fue ambicionado por persas y otomanos que se lo disputaron durante siglos hasta que los británicos ocuparon la península, aprovechando su inmejorable posición estratégica hasta casi el último tercio del siglo XX.

En 1971, el emirato consiguió su independencia del protectorado británico y se convirtió en uno de los países más ricos del mundo gracias a la comercialización del petróleo y gas natural surgido de sus entrañas.

Durante siglos la economía de Qatar se basaba en la pesca, el comercio y  el “cultivo” de perlas, hasta que el descubrimiento de yacimientos de petróleo transformó completamente el país.

En 1939 se descubrió petróleo en Dukhan (a unos 80 kilómetros al oeste de la capital), pero debido a la Segunda Guerra Mundial el desarrollo de la industria petrolífera fue lento hasta 1949. Aunque el descubrimiento fue muy significativo, aún lo fue mucho más el hallazgo 30 años después del gas natural. En 1971 se encontró la reserva de gas natural más grande del mundo, el yacimiento South Pars-North Dome, en la costa qatarí.

Qatar se convirtió en la tercera mayor reserva mundial de gas natural (por detrás de Rusia e Irán) y el pequeño emirato pasó a ser el país con mayor renta per cápita del planeta. Su economía se multiplicó exponencialmente gracias a una diversificación que fue más allá de la venta de barriles de petróleo.

Doha, la hasta entonces  pequeña y humilde  capital de Qatar,  vivió a partir de los años noventa una transformación radical, convirtiéndose en  el centro económico y financiero del rico país.

Este auge empresarial y comercial ha aumentado extraordinariamente su peculiar  demografía. La población total del país ronda los tres millones de habitantes, pero solo aproximadamente un 15 % son nativos, siendo mayoría los inmigrantes procedentes de países del sur de Asia, como la India, Shri Lanka, o de países norteafricanos, también hay una importante comunidad de occidentales, incluidos más de 6.000 españoles, concentrándose este incremento poblacional en Doha.

La capital ha experimentado en las últimas décadas unas tasas de crecimiento explosivo a expensas de los residentes extranjeros, lo que ha provocado un auge en la construcción y el sector inmobiliario, que se traduce en un cambio total de la fisionomía de la ciudad  en continua expansión, donde proliferan modernos edificios y altas torres que albergan apartamentos residenciales, lujosos hoteles, bancos y oficinas de importantes empresas internacionales.

La capital del emirato se ha convertido en el sueño de los más importantes arquitectos del mundo a los que Doha mima, valorando su ingenio sin límites con los “cheques en blanco” que su riqueza le permite.

El skyline ultramoderno de Doha se ha levantado en tan sólo diez años y sigue creciendo para el orgullo del qatarí, que ha visto evolucionar una pequeña villa beduina en pleno desierto a situarse al frente de las ciudades más cosmopolitas y lujosas del planeta.

La impresionante arquitectura contemporánea es uno de los principales atractivos de la capital de Qatar.

Pero los petrodólares también han servido para rescatar su patrimonio  de la ruina  y revitalizar su magnífico casco histórico. Las antiguas construcciones árabes han sido restauradas y se han potenciado nuevas edificaciones  tradicionales para mantener viva la esencia de Qatar.

Este vertiginoso desarrollo también se ha traducido en el auge de la organización y celebración de importantes eventos culturales y deportivos en la ciudad, lo que ha facilitado su elección  como país organizador de la Copa Mundial de Fútbol de 2022, el primer país árabe que lo consigue.

FIFA WORLD CUP 2022

Siendo uno de los objetivos del país promover el turismo, para tal fin Qatar ha invertido miles de millones de dólares en la mejora de infraestructuras, entre ellas aumentar la capacidad del Puerto de Doha para poder recibir a los cruceros más grandes y así posicionar a la capital, entre los principales destinos turísticos para el crucerismo a nivel mundial y aquí llegamos nosotros…….

El MSC Lírica después de navegar desde Abu Dhabi, llega a primera hora de la mañana al puerto de Doha (07:00 h).

Desde nuestros camarotes vemos los impresionantes rascacielos de la ciudad.

Nos preparamos para recorrer los puntos más turísticos de la  capital del emirato de Qatar.

El puerto de Doha, pone a disposición de los cruceristas shuttle bus gratuito para salir de la terminal del puerto.

En unos 15 minutos  el transfer nos deja  en  MIA PARK.

El largo y precioso paseo marítimo bajo las palmeras de MIA Park, bordea la espectacular bahía en forma de herradura en la que pintorescos dhows ponen la nota de color y se ofrecen para pequeños cruceros  por las azules aguas del Golfo Pérsico .

MIA Park ofrece unas magníficas vistas del skyline de Doha, un horizonte urbano de sorprendentes torres que se iluminan al atardecer (este es uno de los mejores miradores para contemplar la puesta de sol y el despertar de la noche qatarí).

A lo largo de MIA Park se encuentran algún bar y alguna cafetería pero sobre todo jardines y espacios verdes con área de juegos infantiles y zonas para diversas actividades desde conciertos a eventos deportivos, siendo frecuente también  la proyección nocturna de películas al aire libre.

Fantásticas  vistas sobre la bahía y sobre el distrito financiero con su altos y singulares edificios

Al final del paseo marítimo de MIA PARK se levanta un alto obelisco de acero creado por el artista estadounidense Richard Serra (East Mound-Skyline View – Steel Obelisk). La escultura está hecha de 7 placas de acero, cada una de 78 pies de alto y 8 pies de ancho, dispuestas en forma heptagonal o de siete lados, por lo que se la conoce también como como la escultura ‘7’ que celebra el significado espiritual del número 7 en la cultura islámica. Destaca sobre el telón de fondo del skyline de Doha con su color intenso debido a la reacción de los metales al rocío de agua salada corrosiva del mar.

En el otro extremo del paseo de MIA PARK, sorprende la blanca construcción que alberga el Museo de Arte Islámico.

El edificio fue diseñado por el arquitecto estadounidense de origen chino Ieoh Ming Pei (1917- 2019), autor de famosas construcciones como el World Trade Center en Barcelona o la pirámide de cristal soterrada de la entrada del Museo del Louvre y ganador del Premio Pritzker (galardón más importante en el campo de la arquitectura).

Parece ser que cuando se le encargó la obra, a sus casi 90 años (falleció a los 102 años), viajó por diversos lugares del mundo visitando obras arquitectónicas islámicas, desde la Alhambra de Granada hasta las mezquitas del Cairo, para inspirarse antes de diseñar el museo. Finalmente el arquitecto encontró la inspiración en la Mezquita de Ibn Tulun de El Cairo, cuya sencillez de formas geométricas, que el arquitecto llamó la esencia de la arquitectura islámica, trató de plasmar en el museo de  Doha.

El diseño incluía una isla artificial realizada exclusivamente para alojar el edificio. Esta isla artificial  se construyó a 60 metros de la costa, en el lado sur de la Corniche de la ciudad, sobre las aguas del Golfo Arábigo.

A  ella que se accede por una pasarela, marcada por una larga fuente corrida con palmeras a ambos lados, desde el amplio malecón que recorre la Bahía de Doha y acoge el magnífico parque en forma de media luna , creando una península que se extiende detrás del Museo con vistas hacia el Golfo Pérsico desde el norte y hacia los edificios industriales en el este y los modernos rascacielos enfrente.

                  Vistas desde  el Museo:

Además de las fantásticas panorámicas que podemos contemplar desde el Museo, también nos encanta la vista de impresionantes cochazos aparcados en su parking:

El Museo alberga obras maestras del arte islámico de tres continentes, incluyen objetos en metal, cerámica, joyería, artesanía en madera, textiles y vidrio, que datan del siglo VII al XIX.

La corniche es el largo paseo que rodea la bahía de Doha de unos siete kilómetros de  longitud.

Muchos de los lugares más emblemáticos de Doha se encuentran a lo largo de la corniche, empezando por el Museo de Arte Islámico y terminando en el parque Sheraton, cerca del Hotel de Convenciones y Resort Sheraton Doha que con su característica forma de pirámide, construido a fines de la década de 1970, fue uno de los iconos de la ciudad.

En paralelo a la Corniche está Corniche Street, avenida principal que conecta West Bay (el moderno distrito financiero) con el sur de la ciudad y el aeropuerto internacional de Doha

La Corniche de Doha discurre por tanto, entre Corniche Street por un lado y por el otro el largo muelle donde están atracados numerosos y pintorescos barcos tradicionales (dhow) dedicados a la pesca y recolección de perlas, actualmente en su mayoría son utilizados para cruceros turísticos por la bahía y alquiler para evento. Así que son muchos los “marineros” que a lo largo del paseo se acercan a nosotros para ofrecernos una ruta en barco, también hay taxistas o conductores particulares que ofrecen, continuamente e insistentemente, excursiones turísticas a los paseantes. Nosotros vamos a nuestro aire siguiendo nuestro “planning”….

Así que a la izquierda de la Corniche, al otro lado de la hilera de palmeras y jardines, discurre la moderna avenida y asoma parte de la ciudad, mientras que a la derecha contemplamos las rústicas embarcaciones esperando a los turistas y detrás a lo lejos, en al otro lado de la bahía, se ve el ecléctico horizonte de la ciudad más moderna y más llamativa, con los sorprendentes edificios de West Bay donde los petrodólares cimentaron los rascacielos de estética más imaginativa y los hoteles de mayor lujo. 

Y flores, muchas flores en el “antiguo desierto”:

Hoteles que son auténticos palacios de los «cuentos de las mil y una noches»

Enfrente del hotel encontramos el «Monumento a las Perlas”, una conmemoración de la importancia histórica en la economía de la región del cultivo y recolección de perlas

Al otro lado de la avenida:

Destaca la curiosa torre en espiral del Centro Cultural Islámico de Qatar (Al Fanar), cuyo nombre significa Faro, como símbolo de su misión de iluminar y mostrar a la religión islámica como guía en el camino de la vida. 

Parques y jardines hacen olvidar el antiguo desierto. Los retratos de los jeques (padre e hijo) que permitieron el cambio, se pueden ver por toda la ciudad. 

El jeque Tamim bin Hamad Al Zani, perteneciente a la dinastía de los Al Thani, nacido el 3 de junio de 1980, es el actual emir de Qatar desde que en el 2013 su padre, Hamad bin Jalifa Al Thani, abdicara.

Dejamos el paseo marítimo de la Corniche cruzando Corniche Street

Continuamos por Al Asmakh Street,

Subiendo por Al Asmakh Street, a la derecha vemos el Palacio Amiri Diwan,  Clock Tower Doha (torre del reloj) y la Mezquita Al Shouyoukh .

Amiri Diwan,  originariamente fue el Fuerte militar otómano de Al Bidda construido en el siglo XVIII. Después de que los otomanos se retiraron de Qatar, el edificio se convirtió en la sede oficial de los gobernantes de Qatar, y pasó a llamarse Palacio de Doha, también conocido como Qal’at Al-Shouyoukh (Palacio de los Jeques).  En 1971 después de que Qatar obtuvo su independencia del Reino Unido, el fuerte pasó a llamarse oficialmente Amiri Diwan y desde entonces es el organismo soberano y la oficina administrativa del Emir y del Primer Ministro.

.

Estamos en el barrio o distrito de Al Jasra, considerado el casco histórico de Doha. Esta zona supone un marcado contrapunto frente a los elevados rascacielos y centros comerciales de lujo de Doha. Aquí  destaca el rico patrimonio y el encanto tradicional de la ciudad.

Uno de los principales atractivos de Al Jasra es el espectacular Souq Waqif, un bullicioso y antiguo mercado que se cuenta entre los más grandes de todo el país. Otros puntos destacables de Al Jasra incluyen museos y galerías de arte, mezquitas, el Centro Islámico Sheikh Abdulla bin Zaid Al Mahmoud (también conocido como Fanar o Centro Cultural Islámico de Qatar y Mezquita Espiral ) que ya vimos de lejos pero lo veremos más de cerca también y el Souq Al Jaber (centro comercial con variedad de tiendas  sobre todo de ropa y complementos).

Siguiendo hacia  el centro de Souq Waqif, lo primero que nos encontramos es  Falcon Souk (zoco de los halcones). La cetrería es un deporte tradicional en Qatar.

Aunque en el moderno mundo del emirato actual llama la atención esta ancestral actividad, sus nativos siguen preservando la tradición de mantener y entrenar a estas curiosas aves como en otros lugares de Oriente Medio que, de hecho, la Unesco ha reconocido como una práctica de relevancia cultural.

Este zoco acoge tiendas donde se venden todo tipo de objetos relacionados  con la cetrería, incluso hay un hospital de halcones. Una vez al mes, se organizan subastas en las que las aves más preciadas se venden por miles de dólares.

Dirección: Al Souq Street, Horario: De sábados a jueves, de 07:00 a 18:00.

Muy cerca del zoco de los halcones, enfrente de la mezquita, se levanta un imponente conjunto arquitectónico árabe que alberga magníficos establos de caballos (Horses Stables Souq Waqif-Souq Waqif Royal Stable).

Una exótica «jaima» está dispuesta frente al picadero para ver la exhibición de los caballos.

 

                             Entramos en el edificio:

y encontramos los  caballos

Estos animales son sumamente valorados en la cultura islámica. La tradición  dice que el caballo árabe fue un regalo de Alá para la humanidad por lo que es profunda la consideración hacia ellos, apreciando de forma muy especial su belleza, inteligencia y resistencia, se dice que  quien trata a estos magníficos ejemplares equinos con amor y respeto, será recompensado generosamente, tanto en su vida terrenal como en la posterior.

Todos, muy gustosamente, haciendo méritos para….. ¡ que nos trate bien la vida y la muerte!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es imagen1.jpg

A todos los caballos de pura sangre que existen en la actualidad se les puede rastrear su linaje hasta llegar a sus más primitivos ancestros que parece ser son tres sementales que llegaron desde Oriente Medio a Inglaterra hace ya unos cuatro siglos: Byerley Turk (1680), Darley Arabian (1704) y Godolphin Arabian (1729). Las yeguas británicas fueron cruzadas con los  caballos árabes para crear  bellos caballos con gran resistencia y velocidad.

Pasamos un buen rato  en este sorprendente lugar, aunque el centro ecuestre más famoso para disfrutar de los caballos es Al Shaqab en Alshaqab street، Ar-Rayyan, a unos 12 Km.

Al Shaqab es uno de los mejores centros ecuestres del mundo con  una larga tradición de cría de caballos árabes para competición. Construido en un lugar histórico donde se libró una importante batalla en 1893, cuando el jeque Jassim Bin Mohammed condujo una tropa de beduinos en caballos árabes contra el ejército otomano al que venció, el gran centro en forma de herradura, ocupa una superficie de 100 hectáreas con picaderos cubiertos y al aire libre, establos con aire acondicionado, un hospital equino y un centro de entrenamiento totalmente equipado con sofisticadas instalaciones que incluyen piscina, bañera de hidromasaje, hidroterapia y cintas de correr para caballos.

Al Shaqab, suele albergar más de 400 de los mejores ejemplares de caballos árabes. Se puede  reservar entradas para asistir a los festivales y espectáculos internacionales de salto y doma clásica, además, todos los días se ofrecen visitas guiadas por el centro, para las que también se deben reservar hora a través de su web.

Seguimos  nuestro  recorrido por  Al Jasra Street .

Una “parada técnica” nos permite ver los preciosos salones de entrada y los magníficos aseos de este bonito hotel (Musheireb boutique hotel سوق واقف Souq Waqif, 1274 Doha):

Enfrente del hotel está el zoco de los camellos:

El clima en Doha consiste en inviernos agradables, secos, ventosos y mayormente despejados, mientras  los veranos son tórridos, bochornosos, áridos y parcialmente nublados, además es común que se produzcan molestas tormentas de arena durante los meses estivales. La temperatura generalmente varía de 14 °C a 42 °C. Entre enero a marzo el clima es perfecto en Doha. Los meses de enero, febrero y diciembre cuentan con 7 horas de sol al día, mientras que en noviembre, marzo y abril se puede disfrutar de un total de 10 horas de sol diarias. Las escasas precipitaciones se producen durante este período, con un pico algo mayor en enero.

Hoy 12 de febrero hace una magnífica y resplandeciente mañana primaveral  con algo de brisa que en algún momento se alterna con rachas de viento, pero con una chaqueta o jersey se está estupendamente. Como lo están los camellos con sus mantas, aunque parece que acostumbrados a temperaturas mucho más altas para ellos hoy debe de ser un día bastante fresquito.

  ¡Echando la siesta  bien a gusto con su mantita de invierno!

       ¡El bostezo!:

Dejamos dormir a los camellos y seguimos nuestra ruta, antes de que nos tienten con negociaciones: ¿cuántos camellos por…?.

Vamos hacia la “parte comercial” del barrio de  Waqif  sin perder de vita la torre-faro del Centro Cultural Islámico que sobresale  por encima del resto de los edificios de la zona.

El Centro Cultural Islámico Abdulla Bin Zaid Al Mahmoud (comúnmente conocido como Bin Zaid  o Fanar o Mezquita Espiral) inaugurado oficialmente en 2008, lleva el nombre del famoso erudito islámico de Qatar y fundador del sistema judicial de Qatar, el jeque Abdulla bin Zaid Al-Mahmoud,  para conmemorar la memoria de sus logros durante su mandato como juez supremo de Qatar.

Esta mezquita supuso un hito destacado en la ciudad con su único y alto minarete, siendo la más grande del país hasta la inauguración  en 2011 de  la Mezquita Nacional o  Mezquita del Imam Muhammad ibn Abd al-Wahhab, aunque sigue siendo la mezquita más alta de Qatar. 

Llegamos a la amplia plaza de la entrada al Zoco:

Entramos al laberinto de tiendas de Souq Waqif («el mercado de pie»). Fundado a finales del siglo XIX como lugar de encuentro de beduinos y gente local para el comercio de ganado, lana y pieles, en las proximidades del cauce  de un río seco conocido como Wadi Musheireb.

Hasta la década de 1970, cuando se empezó a construir el paseo marítimo de Doha ganando tierra al mar, el agua llegaba a las proximidades de la entrada de Souq Waqif, así que a menudo se inundaba, por ello los vendedores no tenían sitio fijo, se paraban y vendían sus productos en puestos improvisados y es de esta tradición de la que deriva el nombre del zoco: waqif que significa ‘de pie’ en árabe.

En 2006, el gobierno impulsó un programa de restauración con el propósito de preservar su identidad arquitectónica histórica y recuperar la estética del mercado original. Los edificios construidos después de los años 1950 fueron derribados mientras que las estructuras más viejas fueron renovadas con paredes de barro y vigas de madera a la vista. El proceso de restauración se completó en 2008.

Los callejones sinuosos de Souq Waqif alrededor de una antigua fortaleza, ofrecen en la actualidad un inmejorable escenario para imaginar la vida callejera tradicional del pasado qatarí, cuando no había petrodólares sino camellos y humildes barcos de pesca atracados en el Golfo Pérsico.

El souq es popular por sus puestos con ropa tradicional, especias, perfumes, artesanías….

 ¡¡¡ Inmenso !!! Infinidad de tiendas…..

En muchos locales se fuma la tradicional shisha (pipade agua, pipa oriental o cachimba, dispositivo que se emplea para fumar tabaco  de distintos sabores). 

También  hay numerosos restaurantes y agradables terrazas donde se tiene opción de saborear platos tradicionales o  simplemente fumar shisha .

Aunque  puede haber variaciones según temporada, el souq está abierto todos los días.

Horario: De sábados a jueves, de 07:30 a 12:30 y de 15:30 a 22:00. Viernes, de 15:00 a 22:00. La mayoría de las tiendas cierran al mediodía.

Los numerosos restaurantes de la zona tienen horarios muy amplios, muchos abren todo el día y  en ellos se pueden encontrar gran variedad gastronómica. Es muy fácil encontrar típica cocina tanto catarí, yemení, iraquí, siria, india como mediterránea. Alguna de las especialidades son la barbacoa shujaa y el kanafeh con queso, un postre típico de Oriente Medio.

Uno de los restaurantes más especiales es El Parisa ubicado en la calle Al Souq en la zona  más céntrica de Souq Waqif. Este restaurante iraní recrea un palacio persa decorado con mosaicos hechos a mano que constituyen impresionantes obras de arte inspiradas en leyendas persas,  espejos de colores  traídos de Irán,fuentes, lujosos candelabros y lámparas…..,

Seguimos callejeando ….

Vamos al mercado de los pájaros:

El fuerte de Al Koot construido por los otomanos y fue uno de los fuertes más importantes de esa época, sirvió  como comisaria de policía en 1880 y luego se usó como cárcel en 1906, después de que fuera abandonado, en 1927 fue reconstruido por el jeque Abdulla bin Qassim Al Thani quien gobernó Qatar desde 1913 hasta 1949, y nuevamente  fue restaurado  en 1978. Actualmente, se puede visitar si se concierta una cita con antelación.

Llegamos a Msheireb Downtown Doha

Museo Msheireb ilustra el desarrollo económico y sociocultural de Qatar a lo largo de los últimos siglos. Integra cuatro casas patrimoniales históricas en la calle Mohammed Bin Jassim del barrio Msheireb Downtown Doha:

  • Casa Bin Jelmood, que presenta la historia de la trata de esclavos y su abolición.
  • Company House, que cuenta la historia de los primeros trabajadores de la industria petrolera.
  • Casa Mohammed Bin Jassim describe el pasado y el presente del distrito de Musheireb
  • Casa Radwani  construida en la década de 1920.

Desde la plaza se ve el alto minarete de  la mezquita Al Shouyoukh

Seguimos callejeando…..

Volvemos  hacia la calle principal de Souq Waqif pasando por  el  Souq Waqif Art Center in Doha, edificio que acoge arte tradicional islámico y del Medio Oriente. En sus espacios se expone el trabajo de muchos artistas locales e internacionales y a lo largo del pasillo central se puede ver trabajar a los creadores, incluso  muchos de ellos hacen retratos  a petición  del cliente. Así mismo se  ofrecen talleres y espacios de estudio para quienes buscan aprender los fundamentos de diversas disciplinas artísticas. 

Seguimos por la calle principal

Llena de animadas  terrazas, restaurantes y cafés 

Nos sorprende en medio de la calle, frente al restaurante Damasca One, lo que parece un gran dedo pulgar extendido de color dorado.

Este pulgar gigante de bronce pulido recibe el nombre de Le Pouce (The Thumb). Es obra del artista francés César Baldaccini y fue colocado en esta zona del corazón de Souq Waqif para conmemorar el éxito deportivo de Qatar en febrero de 2019, cuando en la final del torneo de fútbol de la Copa Asiática de la AFC 2019, celebrado en el estadio Zayed Sports City de Abu Dhabi en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el equipo de Qatar derrotó a Japón, cuatro veces ganador.

El autor, Baldaccini (1921-1998) nacido en Marsella, Francia, de padres italianos, llegó a ser una figura importante en el movimiento de arte francés de la década de 1960 Noveau Réalisme, que defendía el uso de objetos cotidianos sobre los materiales de arte tradicionales. Baldaccini utilizó el molde de su propio pulgar por primera vez para una exposición sobre el tema de las manos titulada Le Main en 1965, en París. Luego, el artista hizo una serie de versiones cada vez más grandes del pulgar, ampliando el modelo más pequeño y así llegó a Le Pouce de Doha.

Tras la legendaria victoria del equipo de fútbol de Qatar en la Copa Asiática, Qatar Museums dedicó la obra de arte a este éxito deportivo, eligiendo Souq Waqif como lugar de ubicación de Le Pouce para combinar este corazón histórico de la ciudad con un pedazo de historia moderna, uniendo lo tradicional con lo contemporáneo. 

Seguimos echando un vistazo también, a las curiosas tiendas de antigüedades

Más sorpresas en la vieja Doha:

Seguimos hacia la calle Al Ahmed St,

Llegamos a la plaza de  la Mezquita Vieja de Doha (Domes Mosque)  construido a fines de la década de 1990 sobre otra más antigua que fue demolida en 1950.

Aún no son las 13:00 pero  ya han cerrado la mayoría de  tiendas de la zona.

Dirección Gold Souq:Al Ahmed Street. Horario: de sábados a jueves, de 09:00 a 13:00 y de 16:00 a 22:00. Viernes, de 16:00 a 22:00.

El Gold Souq, es un edificio independiente, con más de 40 tiendas bajo su techo especializadas en joyería de alta gama de 18 y 22 quilates. Alrededor también hay más tiendas dedicadas a la venta de  oro.

El Gold Souq desde luego, es un punto turístico “deslumbrante” con sus tiendas y escaparates llenos de abrumadoras joyas, collares impensables, anillos, pulseras y colgantes estratosféricos…. como las que vimos en el zoco del oro de Dubai, así que no pasa nada porque esté cerrado, las compras las podemos dejar para “otra vez”.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es imagen1.jpg

Después de este intenso y super bien aprovechado recorrido,  seguimos por Al Ahmed Street

Desde Al Ahmed Street vemos la siempre omnipresente Mezquita AL FANAR, últimas fotos….

Siguiendo nuestro planning, toca cambiar de zona.

Pedimos un Uber para  ir al Katara – The Cultural Village Foundation.

¡Aún nos queda mucho que ver en Doha!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es carita-feliz.jpg
¡ VAMOS !

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s