VIII. VIGO “LA CAPITAL ECONÓMICA”, EL CORAZÓN MÁS POTENTE DE LAS RÍAS BAJAS.

Aires de modernidad  y de  vibrante actividad  nos rodean al aproximarnos al recibidor de la gran ciudad que es el espectacular Puente de Rande sobre el  estrecho que le da el nombre, dentro de la ensenada de San Simón en la ría de Vigo. Una obra de ingeniería emblemática es la tarjeta de  presentación de la ciudad, a 9 kilómetros del centro de  Vigo y a 18 kilómetros de Pontevedra. Abierto al tráfico el 7 de febrero de 1981, en el momento de su inauguración era el puente atirantado de mayor longitud del mundo. Recientemente ha sido ampliado añadiendo dos nuevos 2 carriles externos.

 

1.jpg

2.jpg

El gran puente, seguramente esconde en las profundidades de sus cimientos, secretos de la mayor leyenda de la ciudad: los tesoros de la Batalla de Rande o Batalla de Vigo (1702).

3.jpg

Incluso Julio Verne en su novela “20.000 leguas de viaje submarino”, elige este enclave como escenario para el aprovisionamiento de oro del Nautilus.

4.jpg

Descubriremos estas historias y mucho más, en nuestro recorrido por la ciudad.

Pero volviendo a la realidad, llegamos a VIGO,  la mayor ciudad de Galicia,  el corazón más potente de las Rías Baixas.

La ría de Vigo  es la que está más al sur de las Rías Baixas  y   es la de mayor calado de Galicia, lo que la ha convertido en uno de los principales puertos de España.

7.jpg

Contemplar la ría de Vigo desde distintos puntos de la ciudad es  enamorarse de ella: la pintoresca alineación de  a las tradicionales  bateas  flotantes para la cría  del mejillón,   la silueta del Puente de Rande, el ir y venir de trasatlánticos  y numerosas embarcaciones con el fondo de las  espectaculares Islas Cíes, parque natural en medio del Atlántico que  no hay que dejar de visitar.

5.jpg

6.jpg

8.jpg

A demás el microclima de Vigo es una excepción dentro de Galicia y casi de España, aún estando en el norte es una de las ciudades con más días despejados del país. Vigo vive en una transición de clima mediterráneo-oceánico, con temperaturas suaves, con máximas que en verano rondan los 25 grados y que en invierno no bajan de los 6.

Para mí las mejores épocas para perderse por aquí son mayo y junio (temporadas menos masificadas), fantástica la luz, el paisaje, la temperatura ….  A sí que  pasar un fin de semana en Vigo es  todo un placer que repetimos de vez en cuando.

En nuestra última “escapadita de fin de semana”  nos alojamos en el  fantástico Pazo de los Escudos en la playa de Samil. Espectacular edificio, magníficas habitaciones, y por supuesto extraordinarias vistas, además tiene un intimo y bonito spa que se reserva, eliges la hora que mejor te venga y según disponibilidad puedes disfrutar  en pareja tranquilamente.

9

 

En otra de nuestras escapadas a Vigo nos alojamos en el Hotel  Nagari en el centro de la ciudad, muy  buena opción también, bonitas y modernas  habitaciones, piscina en las plantas superiores con  pequeño Jacuzzi  exterior y vistas extraordinarias desde las alturas todo una experiencia disfrutar de estas instalaciones que por la noche se habilitan como pub para tomarte tranquilamente una copa.

10

 

 

Una tarde de compras y unas horas de relax en el spa de estos muy pero que muy recomendables hoteles, rematando con una cenita romántica  es una escapada perfecta. Pero  Vigo es para repetir varias veces y poder descubrir tantos rincones impresionantes  por no hablar de los magníficos alrededores.

Desde luego visitar la playa Samil a las afueras de la ciudad es imprescindible, un largo paseo, con bonitas piscinas, toboganes y áreas recreativas que hacen las delicias de los niños además de la magnífica playa  justifica más que de sobra las ganas de quedarse aquí todo el día.

11.jpg

con restaurantes para comer en una terracita al sol como el  Camaleón y la heladería Di San Remo.

Y como no pasar un día en las Islas Cies!!  desde el puerto de Vigo coger cualquiera de  los barcos que ofrecen la travesía hasta el muelle de Rodas, enfrente de  la espectacular playa del mismo nombre, y perderse por los paradisíacos arenales, las Cíes son tan impresionantes que se merecen un post para ellas solitas y a si será.

12

 

Pero a demás de todo lo anterior hay que descubrir poco a poco la ciudad.

El  espectacular monumento de Los Caballos de Vigo será lo primero que veas del centro si llegas a la ciudad desde Ourense o Madrid. Este impresionante conjunto escultórico  de Juan José Oliveira  de 1991, representa una manada de cinco caballos que ascienden hacia el cielo en una cascada, sujetos por una increíble fuerza que mantiene las siluetas  de  40 toneladas y 18 m de altura  que sobresalen en  la Praza de España, ni el lugar escogido para situar el monumento ni sus figuras son casuales ya que a quinientos metros  está el monte de O Castro, donde antiguamente habitaron caballos salvajes, que ahora pacen en otros montes gallegos.

13.jpg

El Monte de O Castro es el mejor mirador de la ciudad:

14.jpg

A sí que no podemos dejar de recorrer  el magnífico parque del monte de O Castro y disfrutar de las fantásticas  vistas desde lo más alto donde está la fortaleza que lo corona, unas murallas del siglo XVII. Nos encontraremos esculturas como el monumento a Vigo de Camilo Nogueira o el homenaje al poeta medieval Martín Codax. Descendiendo por los senderos que bordean la fortificación de O Castro en dirección al barrio histórico desembocaremos en un nuevo mirador, presidido éste por el Monumento a los Galeones de Rande (obra del arquitecto Desiderio Pernas): tres anclas y varios cañones recuperados del fondo de la ría. Son algunos de los restos de la Batalla de Rande que en 1702  enfrentó a la armada anglo-holandesa y una flota española escoltada por una francesa  que llegaba de América cargada de oro y plata, siendo derrotada y  hundida buena parte de ella.  La batalla de Rande es uno de los hitos navales de la historia, y también la más importante leyenda de la ría de Vigo. Los galeones españoles llegaron a la ría de Vigo cargados con el mayor tesoro que jamás cruzara el Atlántico: Oro y plata, joyas… Y aquí es donde la leyenda diverge: una asegura que los galeones se refugiaron en Vigo, donde fueron atacados por coaliciones anglo-holandesa con la carga todavía en su interior; otra afirma que los tesoros se habían desembarcado ya… Aunque nunca se supo a dónde.

 

15.jpg

Tanta es la fama de la batalla más allá de nuestras fronteras, que incluso Julio Verne convirtió al Capitán Nemo en el primer cazatesoros de la ría de Vigo en su novela 20.000 leguas de viaje submarino. El periodista y divulgador científico Eduardo Rolland, estudioso de Jules Verne, habla sobre el 150 aniversario de la llegada literaria a la ría de Vigo del ‘Nautilus’ con el capitán Nemo: “Verne  trae el ‘Nautilus’ a Vigo hace 150 años porque Europa estaba convencida de que existía el tesoro de Rande”. Desde entonces hasta hoy, se han realizado cientos de inmersiones en las aguas de la ría de Vigo en busca del tesoro.

Y Vigo homenajea a Julio Verne con una estatua en el Puerto

16.jpg

Desde el monumento a la batalla de Rande, sorteando la diversidad de especies vegetales que pueblan el monte, podemos ir hacia la izquierda hasta encontrarnos con los restos arqueológicos de los primeros habitantes de Vigo ( los castros que le dan el nombre al parque): viviendas circulares de piedra de un poblado del siglo II antes de Cristo.

18.jpg

Si  seguimos descendiendo en dirección al centro histórico, nos encontraremos con la torre del Ayuntamiento:

17.jpg

Justo tras él, están los restos de la fortaleza de San Sebastián, la otra gran defensa de la ciudad junto con la fortificación de O Castro.

Continuamos el recorrido por la ciudad:

21.jpg

Bajamos por la Gran Vía y nos encontramos  el grupo escultórico de Ramón Conde (1991) Monumento al trabajo, que pretende ser un homenaje a los trabajadores del mar, el impresionante monumento mide 8,50 metros de largo; 2,50 de alto y 3 de largo.

19.jpg

Seguimos el recorrido  hacia el  centro, en la confluencia de las calles Urzáiz y Príncipe, donde está la famosa farola, diseñada por Jenaro de la Fuente en 1932, monumento centenario  de piedra y hierro fundido, considerado uno de los tesoros del patrimonio civil de Vigo.

 20

Desde la farola vemos  el edificio del MARCO, el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo, anteriormente fue cárcel y juzgado, ahora alberga las propuestas culturales más modernas,  gratuito, abre todos los días del año excepto los lunes. La calle trasera del MARCO, la calle Londres, esconde una terraza con pared de yedra perfecta para tomar algo y recuperar fuerzas.

Desde el MARCO seguimos la calle del Príncipe,  animada calle peatonal  y zona de compras más popular de la ciudad, que debe su nombre a Alfonso XII.

Al final  de la calle llegamos a la Porta do Sol, era una de las 7 entradas a la antigua villa amurallada, aquí encontramos el Sireno, escultura del gallego Francisco Leiro, que representa la unión de los vigueses con el mar a través de un híbrido de hombre y pez, uno de los símbolos de la ciudad.

27

En frente, cruzando la calle, encontramos la Praza da Princesa, donde antiguamente se celebraba el mercado de pescado, vemos la fuente, llamada del Angelote, que conmemora la Reconquista de Vigo, cuando en 1809 se expulsó a las tropas napoleónicas, convirtiéndose en la primera ciudad española en sublevarse contra el invasor, la valentía del pueblo fue recompensada con el título de ciudad, y desde entonces se celebra la «Festa da Reconquista».

22.jpg

En Plza. da Princesa, 2 está  la Casa Galega da cultura, de estilo ecléctico, es uno de los edificios más antiguos del centro de Vigo, y hasta los años 70 albergó el Ayuntamiento, hoy es  un centro multidisciplinar que engloba la Biblioteca Penzol,  el Museo Francisco Fernández del Riego y conserva fondos de la biblioteca de este personaje clave en la historia de Vigo: escritor, intelectual y político que trabajó toda su vida en favor de la cultura gallega.

23

Desde la Praza da Princesa seguimos ruta hasta la Praza da Constitución. Aquí, podemos admirar los soportales de las edificaciones del siglo XIX que ocupaban los artesanos para vender sus productos y aquí está, en el centro de la plaza,  la primera  farola  que  se encendió en la ciudad con luz eléctrica .

Bajando por el lateral izquierdo de la plaza, encontramos la Rúa dos Cesteiros, donde aún quedan talleres de  artesanos, y llegamos a la Praza de Almeida,  donde está la Casa de Ceta, del siglo XV, la más antigua de la zona histórica y hoy sede del Instituto Camôes de la lengua portuguesa. La plaza recuerda al teniente luso Almeida, que ayudó a los vigueses a reconquistar su ciudad. Muy cerca está la Colegiata de Santa María que alberga la imagen del Cristo de la Victoria, al que se atribuye popularmente el triunfo sobre las tropas francesas.

24

Justo debajo está la Praza da Pedra, en la que, en los siglos XVI y XVII, los vigueses se reunían para resolver sus disputas, pero desde hace años es un famoso mercadillo de ropas y complementos, siempre muy controvertido y polémico por la venta muy popular, de falsificaciones de marcas (periódicas redadas policiales han acabado con este tradicional mercado). Era toda una atracción, donde se podía curiosear en el mercadillo y descubrir prendas irresistibles aunque  no demasiado baratas para lo que eran «falsificaciones».

Desde  la plaza de A Pedra y el barrio histórico hay una pasarela de comunicación directa con el  Muelle de Trasatlánticos con  vistas sobre la ría de Vigo.

25.jpg

Además estamos en la zona donde es imprescindible una parada  por las ostrerías, la pequeña callea Pescadería, la que todo Vigo llama la Calle de las Ostras donde se ofrecen  la  degustación de este molusco, perla gastronómica de la ría de Vigo.  Las mejores ostras se cultivan en  Arcade y cada mañana llegan directas de sus bateas a esta pintoresca calle donde se ofrecen a los visitantes en las mesas de mármol  centrales donde las ostreras de A Pedra están todas las mañanas del año, y también tardes y noches en verano.

26.jpg

28.jpg

Podemos continuar  por los jardines de las Avenidas, el frente marítimo de la ciudad, que dejan el puerto deportivo  y desde los que hay una vista despejada de toda la ría. A lo largo de ese paseo marítimo y del paralelo Parque de la Alameda, en la Praza de Compostela, se pueden apreciar unos excelentes ejemplos de la arquitectura señorial de Vigo de finales del siglo XIX, cuando la ciudad comenzó su mayor desarrollo. En la calle Policarpo Sanz, subiendo desde la Praza de Compostela por la calle Colón, se alzan los edificios más significativos de la milla de oro de la arquitectura viguesa, como el Teatro Afundación o las sedes de varios bancos.

Todas las artes escénicas han pasado por el Teatro Afundación:   Óperas, música clásica, teatro, ballet… , se trata del antiguo Teatro García Barbón, una de las obras arquitectónicas emblemáticas de Vigo, que hoy forma parte del Centro Cultural Afundación. Ocupa el sitio del antiguo teatro Rosalía de Castro, que se incendió en 1910 durante un baile de carnaval, fue entonces cuando la familia del filántropo José García Barbón encargó al arquitecto Antonio Palacios  el nuevo edificio.

Puede ser otra gran idea completar  nuestra vista a Vigo con alguna interesante actuación en el teatro. Se puede consultar  la programación  y comprar entradas online.

https://entradas.ataquilla.com/ventaentradas/es/46__teatro-afundacion-vigo

Y aún nos queda por ver el parque más grande de Vigo: el parque de  Castrelos, llamado Castrelis ya desde el siglo XIII, en la actualidad ocupa 220.000 m², el auténtico pulmón verde de la ciudad.

30.jpg

Además del placer de pasear por sus senderos, junto al río Lagares, el parque alberga el Museo  Pazo Quiñones de León,  en la planta baja se ha preservado el ambiente señorial de la antigua residencia y, además de piezas de arte decorativas de los siglos XVIII al XX, ofrece una impresionante colección de pintura europea del XVII y XVIII, en la que se incluyen depósitos del Museo del Prado y del antiguo Museo Nacional de Arte Moderno, también dedica un edificio anexo a la sección arqueológica, que expone piezas que van desde el Paleolítico hasta la Edad Media, procedentes de Vigo y su comarca.

29.jpg

Este bonito lugar con cuidados jardines, llenos del romanticismo de épocas pasadas,  cuenta además, con el Jardín Sensorial, un recorrido adaptado a personas con deficiencias de visión, a través de estímulos táctiles y olfativos, reconocido por la UE con un premio al patrimonio cultural. Es también un parque para deportistas con  un recorrido señalizado para entrenar y numerosas rutas para correr, y también es uno de los mejores lugares de Vigo para ir con niños, gracias a su enorme parque infantil y su lago con patos y cisnes.  Además alberga el  Auditorio de Castrelos, un  anfiteatro al aire libre,  epicentro de la música en Vigo cada verano,  sede los conciertos más multitudinarios de la ciudad.

Mucho, mucho que ver en Vigo…. y sus alrededores y al otro lado de la ría…..paisajes, playas….

Siempre  merece la pena volver a Vigo!!!

Volveremoscarita 4

 

2 comentarios sobre “VIII. VIGO “LA CAPITAL ECONÓMICA”, EL CORAZÓN MÁS POTENTE DE LAS RÍAS BAJAS.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s