VI. COMBARRO “CAPITAL DE LOS HÓRREOS GALLEGOS”

En nuestra escapada por las rías bajas más turísticas desde Sanxenxo, podemos realizar una ruta en sentido contrario a la realizada en los post anteriores y  por la carretera de la costa,  dirigirnos hacia Pontevedra, ciudad monumental y capital histórica  de la provincia.

1.

En el recorrido nos acompañan bellas vistas sobre la ría de Pontevedra, con la silueta de la Isla de Tambo mecida  en sus aguas.

2..jpg

Y a orillas de la ría nos encontramos un pintoresco pueblo digno de ver: COMBARRO, perteneciente al municipio de Poio. Protegido desde 1972 como conjunto de interés histórico artístico, distinguido por sus tres elementos más característicos: los hórreos, los cruceiros y las casas “mariñeiras”.

El que en su día fue uno de los más pequeños y pintorescos pueblos tradicionales marineros de Galicia ha pasado, en los últimos años, a ser un próspero y turístico enclave  donde muchas de las típicas casas de pescadores se  han reconvertido en tiendas de souvenirs y restaurantes, muy agradables por el verano (en invierno  casi todo cerrado) y el  antiguo Muelle da Chousa en Puerto Deportivo.

3.

Antes de ir a buscar lo que queda del antiguo pueblo marinero, sus hórreos y sus cruceros, que le hicieron merecedor de ser declarado bien de interés cultural como Conjunto y  Sitio Histórico, podemos detenernos  en  “A tres nudos”, buen lugar para un aperitivo, comida, cena, incluso una copa por la noche contemplando las vistas sobre el puerto.

4..jpg

La modernidad  y los nuevos tiempos, se mezclan con el encanto del pasado:

5..jpg

6..jpg

Pasamos por Peirao da Chousa, callejuela llena de bares y tiendas de recuerdos. Asomándonos entre las antiguas y pétreas construcciones de los pescadores contemplamos   preciosas vistas.

8..jpg

7..jpg

Podemos acercarnos hasta la Playa de Pinela

9..jpg

Típica playa para el marisqueo, más frecuentada por paseantes que por bañistas aunque la Playa de Pinela es apta para el baño, con la subida de las mareas prácticamente desaparece, su mayor encanto reside en sus vistas, con marea baja es el mejor lugar para fotografiar los hórreos  de  la villa de Combarro.

10.jpg

Desde cualquier punto de Combarro vemos la  silueta de la Isla de Tambo que cuenta con un pasado lleno de historias: en ella vivieron los monjes benedictinos,  pero ya en el siglo VI hubo una fundación monacal de San Martin Dumiense, cuya ermita  sería transformada en monasterio por San Fructuoso, vinculado al convento benedictino de San Xoán de Poio. Posteriormente se convierte en priorato bajo la advocación de Sta. María de Gracia, cuya imagen fue tirada al mar  por el  temible pirata Francis Drake que en 1589 arrasó estas costas gallegas, la imagen fue recogida por los pescadores de Combarro que la escondieron entre sus redes y más tarde construyeron un santuario en el lugar de A Renda, donde todavía hoy se le rinde culto. La Isla fue utilizada también como cárcel, y en el siglo XIX pasa a ser un lazareto (leprosería) para cuarentena de tripulantes o pasajeros con enfermedades contagiosas que llegaban al Puerto de Marín, funcionó hasta 1879, año en el que fue clausurado y trasladado a la isla de San Simón, en la ría de Vigo. En  1943,  pasa a formar parte de la Escuela Naval de Marín, la isla se convierte en arsenal y almacén de pólvora, e incluso en la década de los 50 hubo un intento de construir una pista de aterrizaje para aviones militares. En  2002,  quedó oficialmente desmilitarizada. En la actualidad pertenece al Concello de Poio, aunque su acceso está  regulado por la Escuela Naval militar de Marín  que solo puntualmente permite algunas visitas organizadas generalmente tramitadas por la Asociación Veciñal, Cultural e Recreativa de Combarro  (se puede solicitar reserva en el teléfono 600452633).

11.jpg

La isla cuenta incluso con su propia leyenda, la de  Santa Trahamunda, una novicia que vivió en el convento de Tambo en la Alta edad Media, siendo  hecha cautiva  por Hassan-ben-Melik, jefe moro que había saqueado Poio y Combarro, apoderándose de un fabuloso botín y numerosos esclavos que llevó a Córdoba para entregar al califa Abd-el-Rhajman quien quedó deslumbrado por la belleza de Trahamunda e intentó convertirla al Islam obligándola a abandonar su fe y someterla en su harén. Ante su  fuerte negativa e inquebrantable fe, fue encarcelada durante once años. Según la leyenda la valiente novicia gallega, rogó a Dios  y se encomendó a San Juan Bautista, añorando su monasterio y recordando la piedad y solemnidad con que se celebraba allí el 24 de junio la fiesta del Santo. Un ángel se le apareció y le dio una rama de palma de Córdoba, cuando desapareció la visión del ángel, Trahamunda se vio en un prado junto al monasterio el mismo 24 de junio, con la rama de palma entre sus manos, allí la plantó germinando pasado el tiempo y convirtiéndose en una gran palmera, que dio nombre al sitio «Prado de la Palma». Trahamunda regresó a la vida religiosa hasta su muerte al poco tiempo, su tumba se conserva en la actualidad en el Monasterio de San Juan de Poio, venerándose su imagen en  una pequeña capilla de la Iglesia y  se le hace fiesta con procesión incluida.

12.jpg

Es considerada patrona de los emigrantes y más aún, de la «morriña», la nostalgia que se siente cuando se esta lejos de la tierra, familia y amigos. También es considerada patrona de jardineros (por lo de sembrar y hacer crecer la palmera) incluso se invoca contra la sordera y dolores de oídos, según la tradición local por haber conseguido que se oyeran sus ruegos.

13.jpg

Estamos muy cerca del espectacular MONASTERIO DE SAN XOÁN DE POIO ( San Juan de Poio) a sí que podemos continuar ruta haciendo un pequeño desvío hacia  y  conocer este monasterio mercedario que en la actualidad está dedicado a hospedería turística regida por los monjes, pero en su día fue el alojamiento hasta su muerte de Santa Trahamunda. Destaca la iglesia construida en el siglo XVII con mezclas clasicistas y barrocas, en su interior existe un bello retablo del siglo XVIII, de estilo churrigueresco, y en la nave izquierda está el sepulcro de Santa Trahamunda (muy venerada en el municipio), también es destacable el claustro de las procesiones (siglo XVI), con una fuente barroca y una original escalera, el claustro del cruceiro (siglo XVIII) con su impresionante mosaico del Camino de Santiago de 200 m2. de longitud. Una espectacular biblioteca, el museo de mosaicos, la «Escola de Canteiros» o la sede de los cursos de la Universidad de Verano completan el conjunto.

14

15.jpg

Continuamos hacia la ciudad de Pontevedra disfrutando del paisaje

16.jpg

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s