IV. UN DÍA EN LA ISLA DE LA TOJA, «CAPITAL DE LAS CONCHAS» Y «EXCAPITAL DE LOS JABONES»

1.jpgLa península del Grove  que recorrimos en el post anterior, está unida a la Isla de La Toja por un puente  que hay que cruzar si o si para, a modo de máquina del tiempo, llegar  a un bello rincón de Galicia donde quiere detenerse el tiempo y mantener el momento de esplendor  de la  fantástica Belle Époque, donde el romanticismo y el hedonismo como corriente de pensamiento que identificaba el bien con el placer y el estado de suprema felicidad («hedoné», del griego placer) se materializa en el GRAN HOTEL DE LA TOJA símbolo de la elegancia y el refinamiento de la época.

2

Este mundo de placer, de progreso, de deleites que se acabará súbitamente con la Primera Guerra Mundial, dejará huellas también en este pequeño oasis gallego, pero como fiel testigo de todo ello, aún se  mantiene impertérrito luchando por mantener su espacio frente a las cambios de los nuevos tiempos y de los nuevos gustos. El GRAN HOTEL que siempre será un símbolo de la Belle Époque, con el mismo espíritu optimista del mundo de prosperidad que le vio nacer, del culto a la belleza, a las artes y a la ciencia y sobre todo, el placer de los sentidos que se consideraba indispensable para alcanzar el placer espiritual, el hombre debía acercarse al placer como camino para alejarse del dolor y, por lo tanto, conseguir la felicidad y eso es lo que se pretendía y se sigue pretendiendo en la ISLA DE la TOJA. 

La llegada a la Isla de la Toja ya nos  envuelve en una atmósfera especial:

3

4

La historia del lugar recoge que la isla de A Toxa  era una tierra inóspita sin ninguna utilidad para todos aquellos que vivían en la península de O Grove, a la que no era fácil acceder, allí, la planta del tojo (‘toxo’ en gallego; de ahí su denominación) crecía sin control y sus espinas hacían más difícil la visita de los curiosos, que estuviese rodeada de agua tampoco facilitaba las cosas para los lugareños.

La leyenda cuenta que las cosas cambiaron en un momento indeterminado del S.XVIII, cuando un burro fue el primero que se sirvió de los beneficios termales de la isla, su dueño lo había abandonado allí herido y enfermo, sin valor para sacrificarlo, pero cuando volvió lo encontró más fuerte que nunca: las propiedades medicinales de sus aguas y lodos en los que se había tumbado, le habían curado. La ilustre escritora Emilia Pardo Bazán se refirió a este suceso en una monografía que escribió sobre A Toxa un siglo más tarde. “El Colón de este nuevo mundo de salud fue un borrico. Un verdadero borrico, cuadrúpedo, cubierto de mataduras y de tiña, al que abandonaron, por no descoyuntarlo, en la isla desierta. Y al cabo de algunos meses cual sería la sorpresa del dueño al encontrar, en vez de un esqueleto, un burro sano, saltando, con el pelo tan reluciente que envidiaría la cabalgadura de Sancho Panza. El animal se había revolcado en las saludables lamas. Sus heridas desaparecieron”.

A partir de entonces y divulgada y enaltecida la leyenda, hizo que el propietario de estas tierras, el Marqués de Riestra (José Riestra López), empezase a considerar la posibilidad de convertir este terreno en un negocio próspero.

5.jpg

6

En 1841, el botánico Antonio Casares  estudio las aguas donde encontró magnesio, sodio, hierro y calcio, confirmando que manaban a una temperatura de entre 30 y 60 grados centígrados y que serían perfectas para curar enfermedades. Como consecuencia, el Marqués obtuvo un año después una autorización para poner en pie el balneario. Y en 1899 se hizo realidad. Para el diseño de las instalaciones, se organizó un concurso en el que compitieron arquitectos franceses y alemanes, pero también el ourensano Vázquez-Gulías. El gallego resultó ganador; su propuesta se inspiraba en otros balnearios europeos y célebres, como el de Vichy, en Francia, y el de Marienbad, en Alemania. El jurado se compuso de miembros de L’École des Beaux Arts de París y la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid. Y como era de esperar, la edificación se situó a la vanguardia de Europa y marcó un antes y un después: era la primera vez que se utilizaba hormigón armado para construir en Galicia. Al principio, el uso de este material despertó incertidumbre entre los habitantes de la zona, pero no tardó en reconocerse que resultaba tan seguro como el ladrillo o la piedra. El Gran Hotel de la Toja fue inaugurado 8 años más tarde, siendo la forma de acceder a él en barco o andando pero posteriormente se inicio la construcción de un puente, que por aquel entonces  fue el más largo de Europa y el que conectó la isla con el resto del mundo.

7

Los primeros que tuvieron la oportunidad de hospedarse en el Gran Hotel fueron los monarcas y aristócratas europeos.

8

La popularidad del hotel balneario y la fama de sus aguas y sales que los insignes huéspedes disfrutaban y deseaban seguir disfrutando, también en su casa,  impulsan la comercialización de las sales de La Toja por primera vez en la tienda del propio balneario. La producción de los productos de La Toja  se  vio favorecida por la revolución en el ámbito de la higiene personal que tuvo lugar a principios de siglo, gracias a los avances científicos y los nuevos aires que se materializaron en la compañía con la primera pastilla de jabón de La Toja, en 1904, a partir de ahí se creó un imperio comercial.

9

El bum inicial, se extendió durante las primeras décadas del siglo pasado, aunque la actividad en la fábrica de A Toxa fue reduciéndose paulatinamente, por un lado, las instalaciones se habían quedado pequeñas, por otro, la isla empezaba a dibujarse como ese gran destino turístico que es hoy y la imagen de glamur y lujo era incompatible con los sebos y las grasas con las que se hacían los jabones, y con los camiones que entraban y salían de la isla, traqueteando con sus cargas a cuestas.

Todo se interrumpió con la llegada de la guerra: durante la Guerra Civil Española, el Gran Hotel se vio obligado a relegar sus funciones como fonda y ejercer de hospital de sangre, en la posguerra, fue el sanatorio en el que se recuperaban los heridos que habían sufrido la tragedia de la contienda.

El balneario cambió de propietarios, pasando a manos del banquero gallego Pedro Barrié de la Maza, y con él, la fabricación de los productos de La Toja fue trasladada hasta La Coruña. En los años sesenta la producción  se mantuvo en a A Pasaxe y de ahí  en los años ochenta, pasó a Culleredo. La marca permaneció, durante todo ese tiempo, en manos españolas, hasta que en 1986, fue adquirida por Guillette, y a partir de ahí cambió varias veces de propietarios hasta llegar a  la multinacional Schwarzkopf & Henkel.                                     10Henkeln es la empresa que, en el año 2007, decidió cerrar la planta coruñesa de La Toja y trasladar la producción, parece ser a Barcelona «una de las tres fábricas de la multinacional ubicadas en Europa». A sí que pese a llevar el nombre de la isla de la Toxa, hace ya muchos años que los jabones y los geles no se fabrican en este rincón de las Rías Baixas, donde solo queda, en una esquina del edificio, que en su día albergó la fábrica de jabones,  una  pequeña tienda-museo en la que se pueden adquirir los productos de la gama «La Toja Manantiales» y ver los detalles de su historia (entrada gratuita).

11.jpg

Son muchos los turistas que hacen una parada en el local, cuando se acercan a la isla, para adquirir los productos que de vuelta a su lugar de origen siguen comprando, aunque  la multinacional solo comercializa los productos La Toja en España, para el resto del mundo  solo es posible adquirirlos por internet.

12.jpg

Aunque  como decía, en 2007 la fábrica de La Toja dejó de producir definitivamente en Galicia, la marca La Toja sigue siendo uno de los  mejores embajadores de O Grove.

El Gran Hotel también pasó por sucesivos cambios de imagen pero manteniendo siempre su antiguo estilo refinado y elegante.  Un  fin de semana en este emblemático hotel, que aunque ha quedado un poco antiguo en cuanto a su decoración (el spa ha tenido una remodelación más reciente), es toda una experiencia de la que hemos disfrutado en varias ocasiones en plan relax romántico insuperable.

13.jpg

14.jpg

Esta  Semana Santa estaba cerrado:

15.jpg

La Isla de La Toja ha ido evolucionando en su oferta hotelera y  un nuevo y moderno hotel  el Eurostar Isla de la Toja 4*, complementó la oferta hotelera de la Isla.

16.jpg

Recientemente el Grupo Hotusa adquirió  los dos hoteles emblemátcos de La Toja: el Eurostars Gran Hotel La Toja 5* y el Eurostar Isla de la Toja 4*,  también  el casino y el Palacio de Congresos ubicados en el complejo, así como el restaurante Los Hornos.

17.jpg

18.jpg

Hay otro hotel en la isla desde hace muchos años, pero nunca hemos estado así que no puedo opinar, es el Hotel LOUXO:

19

El Eurostar Isla de la Toja 4*,  es mi preferido, mucho más actual,  con decoración moderna muy cuidada, es magnífico para pasar un fin de semana :

2021.jpgCompleta su oferta  con el restaurante  “A CASA DO MARQUES” una buena opción para comer o cenar:

22.jpg

Tabernita moderna  a la entrada y elegantes comedores en el piso superior que se comunica con el hotel:

23

Después de una agradable comida toca disfrutar de la Isla, también preciosa en invierno:

24.jpg

25.jpgPasear por el parque, visitar la  original capilla de las conchas o capilla de SAN CARALAMPIO:

2.

Capilla reconstruida en el s. XIX con planta de cruz latina y nave única, enteramente cubierta su fachada de conchas de vieira, desde su base hasta el campanario, rodeada de jardines y en el entorno del Gran Hotel y balneario de A Toxa. Anteriormente estuvo dedicada a San Sebastián pero en la actualidad tiene como imagen central la Virgen del Carmen,  la devoción mariana fundamental de los pueblos marinero, pero también se da culto a San Caralampio, mártir del s. III,  patrón de las enfermedades de la piel, siendo especialmente apropiado su patronazgo y culto en este lugar de aguas termales famosas para curar la piel, sin ninguna duda su intercesión aumenta la eficacia de las beneficiosas aguas. Pero además San Caralampio, también se considera, patrón de los borrachos y los cojos, ningún otro Santo podría ofrecer más ventajas que este benefactor de los desgraciados, venerándose su imagen en esta bonita tierra gallega del vino y del aguardiente.

2..San Caralampio, Santo de la Iglesia griega, fue un sacerdote del siglo II martirizado en la localidad de Magnesia del Meandro (Turquía), situada cerca de Éfeso. Murió en el 212 cuando el anciano sacerdote que contaba con 107 años,  fue  torturado y descuartizado al negarse a renegar de su fe. Una hipótesis sobre la llegada a occidente de su devoción es a través de los viajeros marinos que circularon por Génova, Cartagena y Galicia, a través de Santiago de Compostela y extendida a la isla de la Toja y a otros pequeños municipios. De España saltaría a América donde alcanzó gran difusión en ciudades mejicanas  como Comitán y Veracruz y en países como Costa Rica y Colombia. San Caralampio se conmemora el día 10 de febrero. Abierta durante la temporada estival, en la capilla se celebra misa los sábados y víspera de festivo a las 20:30 y domingos y festivos a las 11:00, 13:00 y 20:30 h. durante el verano, en invierno solo los sábados a las 19:30 h y domingos a las 13 h.

1.Principal.jpg

Este pequeño recinto de espiritualidad, en medio del complejo turístico de hoteles y balnearios, pistas de tenis, campos de golf, centros comerciales y urbanizaciones, se resiste al envite de la civilización moderna y la pequeña ermita del siglo XII, modificada en el XIX, recubierta de las conchas de vieiras, consideradas un buen aislante de la humedad marina, con mensajes y firmas de muchos turistas, sigue atrayendo las miradas y la admiración de todo el que se acerca a la isla.

Seguimos recorriendo la isla

26

Como decía, no podemos irnos sin visitar la Fabrica-Museo de Jabones de Sales de La Toja, la Capilla de las Conchas, el Gran Casino, disfrutar del paisaje espectacular y también ver los pintorescos puestos de vendedoras de los tradicionales collares de conchitas…..

¡ a ver quien se resiste a su poder de persuasión!

                            27.jpg   Aunque para la compra de Souvenirs hay muchas opciones:

  • una zona de mercadillo cubierto con un buen número de puestos:

28

  • También hay un pequeño centro comercial:

29.jpg

30Espectaculares bicicletas para todos los gustos:

30

Un recorrido en una original bicicleta puede completar una divertida tarde .

La Isla de la Toja con sus  hoteles spa/balnearios, es una buenísima opción para  cualquier época del año, pero fuera de la temporada alta de verano es todo un placer que yo recomiendo para disfrutar de la calma y tranquilidad en estos bellos parajes como podéis ver en este post de invierno-inicio de primavera.

O Grove desde la Isla:

4.

3.

Y como remate final  una visita a la  cercana villa de Cambados, » capital del albariño,» para completar la jornada con una estupenda cena regada con el vino típico de esta tierra.

fin

 

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s